viernes, 14 mayo 2021 09:33

Uso de mascarillas y estados de alarma “sucesivos”, las semanas que nos esperan

  • El presidente ha anunciado una prórroga del estado de alarma hasta el 26 de abril.
  • Sánchez ha sido claro y ha indicado que se volverá a prorrogar el estado de alarma.
  • El presidente ha comentado que se recomendará el uso de mascarillas en la calle.
  • El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sigue sin tener un plan concreto para acabar con la crisis del coronavirus. Este sábado ha alargado el estado de alarma hasta el 26 de abril, pero ha avisado de que esto es solo una medida de decoro, que habrá “sucesivos estados de alarma” hasta nueva orden. Al mismo tiempo, ya ha dejado entrever que en caso de que se relajen las medidas de confinamiento en las próximas semanas tendremos que acostumbrarnos al uso de mascarillas y, por qué no, a relacionarnos “a la japonesa”. La única “buena” noticia (relativamente) para la economía del país es que el parón de la actividad productiva esencial se restablecerá en cuanto acabe la Semana Santa.

    Aún así, el mensaje es más que claro: abril será un mes de confinamiento. “Vamos a tener sucesivos estados de alarma. Es un sacrificio enorme, pero es necesario para vencer al virus”, ha asegurado el presidente del Gobierno en plena rueda de prensa. “Les anuncio que vendrán más días de estado de alarma”, ha comentado el líder socialista.

    A todo esto, también se ha dejado entrever cómo será la reapertura del confinamiento. Cualquiera que salga a la calle tendrá que usar mascarillas para evitar el contagio. Lo que antes no era tan necesario para evitar ser infectado ahora parece que sí es efectivo, según han determinado algunos estudios. Al mismo tiempo, las restricciones seguirán a cualquiera que pretenda dar un paseo en la calle, pues el mantener distancia entre las personas y otras medidas se impondrán las primeras semanas de reapertura.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”89255″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    El presidente ha dejado entrever que el uso de mascarillas será una obligación para cualquiera que salga a la calle. Pero es que el director desde 2012 del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón ha avisado de que tendremos que cambiar nuestra forma de relacionarnos para hacerlo “a la japonesa”.

    Aún así, la falta de plan de Sánchez tiene algo relativamente positivo: que es Italia quien refleja lo que hará nuestro país en los próximos días. Si se relaja el confinamiento y se permite salir a los niños en el país vecino, Sánchez lo replicará. Y si se permite a los españoles salir a hacer deporte de forma aislada, también. Algo que parece que tendrá lugar en algunos días. En Italia, digo.

    El país vecino ya habla de levantar el confinamiento el 4 de mayo. España también tiene sobre la mesa de hacerlo tras el puente de mayo, es decir, el día 3. Pero ahora la indecisión del Gobierno puede hacerle pecar de cauto, algo no tan negativo, y levantar el confinamiento el día 11 de mayo. Pero esto, de momento, el presidente ha preferido dejarlo abierto con un “sucesivos estados de alarma” como parapeto.

    Por lo pronto, parece que el presidente del Gobierno quiere que los demás partidos políticos aprueben su gestión y contar con su apoyo para mantener el país cerrado durante todo el mes de abril y, quizá, parte de mayo. De hecho ha sido el líder de la oposición y presidente del Partido Popular, Pablo Casado, el que ha adelantado las intenciones de Sánchez antes de que éste lo anunciara en plena rueda de prensa. Pero aún así, aunque el tema del confinamiento esté asumido, muchos piden una solución para la crisis económica que sucederá a la sanitaria.

    El plan de Sánchez es que los infectados bajen y que el calor impida que el coronavirus se propague a la velocidad que lo está haciendo. Entre tanto, todo permanecerá cerrado. Un plan torpe que se encomienda en brazos de aquellos que de verdad buscan una solución eficiente o definitiva: o un tratamiento o una vacuna. Mientras tanto, calor y a esperar, no queda otra.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”82458″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Entre tanto, parece que los datos por fin reflejan una tendencia hacia mejor. Positiva. El número de infectados y el número de fallecidos diarios ha descendido levemente, dando un respiro al país que llevaba semanas de datos negativos. Son ya 124.736 casos de coronavirus diagnosticados y 11.744 personas fallecidas, al menos con el balance de este sábado. Ahora ese número habrá variado.

    Italia es más de lo mismo. Lleva semanas con datos que indican una leve mejoría que lleva al país a ser relativamente optimista y plantearse que el fin del confinamiento se levantará el próximo 4 de mayo. Algunos dicen que durará más, pero todos confían en que mayo será un mes de recuperación y de vuelta a la normalidad. Al igual que en España.

    El verano se prevé en ambos países como libre de coronavirus y como un periodo de recuperación económica necesario. Los datos en España del paro de marzo indican que se han destruido 800.000 empleos. Y abril no será mejor. Todo esto sin contar los expedientes temporales de regulación de empleo (ERTEs) que se han presentado: que ya son alrededor de 600.000 más o menos.