domingo, 9 mayo 2021 21:07

Mercadona y otras 2.000 empresas crean la iniciativa #EstoNoTieneQueParar

“Muchos miran al empresario como el lobo al que hay que abatir, otros lo miran como la vaca a la que hay que ordeñar, pero muy pocos lo miran como el caballo que tira del carro”. Con estas palabras del expresidente de Reino Unido Winston Churchill, una serie de empresas orgullosas de generar riqueza y de ser un motor para el país han presentado la iniciativa “Esto no tiene que parar”.

En ella están empresarios que han generado miles de empleos en el país, entre los que se encuentran el presidente del Mercadona, Juan Roig, la vicepresidenta del Grupo Antolín, María Helena Antolín o el catedrático de economía de la Universidad Pablo de Olavide José María O’Kean. Todos por una misma causa: defender el mundo empresarial, tan golpeado por la crisis del coronavirus.

Impulsada por más de 2.000 empresas que, junto a Mercadona, forman una Cadena Agroalimentaria Eficiente, #EstoNOtienequePARAR es una iniciativa para reconocer públicamente, poner en valor y dar apoyo a quienes están haciendo lo que toca para que la rueda de la economía de España no pare, con HECHOS.

“Desde aquí queremos hacer visible el esfuerzo de todas las empresas, sus trabajadores y sus empresarios que, priorizando siempre la seguridad y la salud de las personas, siguen trabajando, transformándose y reinventándose para ser más productivas e innovadoras que nunca”, comentan desde la página web en la que impulsan la iniciativa.

“Creemos juntos las condiciones necesarias para que, cuando esto pase, nuestro país despegue económica y socialmente más rápidamente. Y a través de las empresas, escuchemos y demos respuestas a lo que nos demanda la sociedad, creando, además, oportunidades para todos”, detallan.

Con esto, el mundo empresarial quiere lanzar un grito a la sociedad y reivindicarse como una parte fundamental de la vida. Esta iniciativa parte de muchas muchas empresas que están orgullosas de junto a sus trabajadores formar parte del ecosistema que crea riqueza, progreso y bienestar. El valor diferencial de un país son sus empresas y el talento de sus trabajadores y trabajadoras.