martes, 18 mayo 2021 01:21

China sospecha que el Ejército de EEUU llevó el virus a Wuhan

Una película de Berlanga del año 1953 contaba la historia de Villar del Río, un pequeño pueblo castellano, que es alertado sobre una visita inminente de diplomáticos estadounidenses. El pueblo comienza los preparativos para impresionar a los visitantes estadounidenses, con la esperanza de obtener beneficios bajo el entonces denominado “Plan Marshall”.

La película del 2020, que estamos interpretando todos como extras, en esta ocasión nos habla de un pueblo llamado Wuhan, está en China, en vez de diplomáticos la visita es del ejército americano y los “beneficios” que han obtenido supuestamente han sido el “Plan coronavirus”. En un tuit muy duro, escrito en inglés en su cuenta verificada de Twitter, el portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Zhao Lijian, dijo entre otras cosas que: “Puede que haya sido un militar estadounidense quien llevó la epidemia a Wuhan”. Aunque no ofreció ninguna evidencia de su acusación a las Fuerzas Armadas de EE UU.

Ya en las últimas semanas, Zhong Nanshan, un especialista chino en enfermedades respiratorias y veterano en la lucha contra la epidemia del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS, 2002-2003) había planteado la posibilidad de que la fuente del virus causante del COVID-19 no se hallase en China.

Algunas de las teorías que circulan por las redes sociales chinas, acusan a la delegación estadounidense de los Juegos Militares Mundiales, una competición que se disputo en octubre de 2019 en Wuhan, y que podría haber llevado el virus a China.

Por supuesto en Estados Unidos responden: “China está buscando desviar las críticas por su papel en el inicio de una pandemia global y no decirle al mundo”, aseguro un funcionario del Departamento de Estado.

La guerra entre ambos gigantes, está servida y sus consecuencias las pagaremos todos.

Al final en nuestro pueblo de Villar del Rio contaba la película que llego el día de la visita de los estadounidenses y todo el pueblo está preparado para recibirlos. Sin embargo, la caravana en la que venían los estadounidenses paso a toda prisa por el pueblo sin detenerse. Finalmente, el pueblo vuelve a la normalidad y el día en el que los americanos pasaron de largo de Villar del Río quedo olvidado…

En este caso, ni esperaban al visitante, ni sabemos si ese fue el origen. Lo cierto es que, en Wuhan, la vida nunca será la misma y jamás podrán olvidarlo. Si el visitante pasó, está claro que no pasó sin detenerse. En el resto del mundo, tampoco.