sábado, 8 mayo 2021 07:29

Las islas españolas serán las primeras en abrir el confinamiento

  • El presidente de Canarias, Ángel Víctor, ha pedido que se suavice el confinamiento en algunas islas.
  • Especialmente quiere relajar la cuarentena en La Graciosa, El Hierro o La Gomera.
  • Aún así, Víctor no contempla que se levante el confinamiento en las islas en dos semanas.
  • Ya las noticias no son tan arrolladoras como antes. El confinamiento empieza a dar sus frutos y el número de infectados y de fallecidos ha empezado a descender, al menos según los datos que refleja el Ministerio de Sanidad. Y ante esta situación, ante estos primeros rayos de luz, hay quien empieza a preguntarse cuándo podrá, poco a poco, retomar su vida y salir a la calle. Algo que en la península puede que se retrase hasta mayo, pero que en las islas españolas, tanto Canarias como Baleares, se levante antes. Al menos, hay algunos dirigentes políticos, como el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor, que ha pedido a Pedro Sánchez que relaje el confinamiento en las islas con pocos contagios.

    El Gobierno ya está abierto a debatir cómo relajar el confinamiento de los españoles tras un mes encerrados. Hay quien habla de hacer deporte o de permitir salir a pasear con los más pequeños a la calle. Algo que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, no ve con malos ojos siempre que se demuestre que la tendencia de la pandemia es a la baja. Aún así, hay quien ya considera que tiene territorios en condiciones de abrirse poco a poco. Entre ellos, las Islas Canarias, que tiene alrededor de 2.000 infectados y poco más de 80 fallecidos.

    Es por este motivo que el presidente de Canarias,Ángel Víctor, ha pedido al presidente que les deje relajar las medidas de cuarentena en las islas menos afectadas por la pandemia, como, por ejemplo, en La Graciosa, donde no hay ninguna persona infectada, o en El Hierro, donde solo hay tres personas con el virus. Otra isla que se debate en si abrir o no el confinamiento es La Gomera, que cuenta con ocho personas con el coronavirus. Una situación que Ángel Víctor le ha hecho llegar a Sánchez.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”77939″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Desde el Gobierno no quieren hacer una reapertura de golpe en todo el país. Y aunque entienden que las realidades de cada comunidad autónoma difieren, no están dispuestos a ceder las competencias, al menos de momento, para que las autonomías puedan relajar o no las medidas de confinamiento. Algo que le ha traído problemas con Cataluña o el País Vasco.

    Aún así, esa reapertura progresiva puede que dé los primeros pasos en las islas, según aseguran fuentes del Gobierno. Al menos los presidentes autonómicos presionan para que sea así y desde el Ejecutivo no se ve ninguna locura. Sin embargo, el propio Víctor ha advertido de que de levantarse paulatinamente el confinamiento en las islas, se hará a partir de dos semanas, es decir, que hasta el 20 de abril los canarios deberán permanecer dentro de sus casas para evitar el colapso sanitario.

    Entre tanto, el Gobierno mira en Italia, su espejo, los pasos a seguir con la pandemia. El confinamiento es duro. Y los españoles llevan ya un mes encerrados en sus casas, algunos (por no decir la mayoría) en viviendas muy pequeñas de menos de 60 metros cuadrados, en las que residen día tras día junto a sus hijos. Por lo que no se descarta que después del día 20 se relajen algunas medidas para permitir a los españoles tocar la calle con toda la prudencia que ello conlleve.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”71860″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Italia, que va una semana por delante nuestra, ya se ha planteado permitir a los niños salir a dar un paseo. Por el momento, solo se les deja acompañar a la compra a los padres y poco más. Pero los datos cada vez menos negativos incitan a pensar en pequeñas medidas de reapertura que den un respiro a los italianos.

    A todo esto, hay que añadir la dificultad añadida de los trabajos. Cada semana que los españoles permanecen confinados en sus casas supone nuevos despidos, nuevos ERTEs y más profundizar en la crisis económica. Por lo que el Gobierno se debate en cómo hacer un equilibrio lo suficientemente efectivo como para controlar el desgaste sanitario y no reventar la economía para los próximos meses.

    Mientras que Italia dará los primeros pasos, parece que las islas españolas les seguirán y serán el espejo donde el resto de los españoles podrán mirarse para ver qué pasos se seguirán de cara a la vuelta a la normalidad. Esa vuelta tan deseada.