viernes, 14 mayo 2021 00:57

El Obispado recuerda al párroco de Ballobar que no puede dar misas con publico

El Obispado de Barbastro-Monzón ha recordado al párroco de la localidad oscense de Ballobar que no puede oficiar con fieles presentes, después de que un grupo reducido de feligreses se saltara el confinamiento el pasado fin de semana para asistir a la celebración del Domingo de Ramos en la iglesia de la localidad.

La misa fue oficiada por el párroco local y, además, retransmitida en directo a través de las redes sociales por una emisora de radio, según ha informado Heraldo de Aragón.

La Diócesis de Barbastro-Monzón, a la que pertenece esta parroquia, ha indicado al sacerdote que no debe proceder así, además de recordarle los documentos difundidos los días 13 y 14 de marzo y el decreto del 1 de abril sobre la Semana Santa, que detallan que quedan suspendidas todas las celebraciones de la eucaristía con participación de fieles, también la dominical, así como las celebraciones de la Palabra que ofician los animadores de la comunidad.

En esos comunicados, se anima a seguir la celebración de la misa a través de los medios de comunicación y se dispensa a los fieles del precepto dominical. Por su parte, el decreto sobre la Semana Santa señala que el Domingo de Ramos, y también el Domingo de Pascua, se seguirán las pautas de las celebraciones dominicales.

Desde la Diócesis de Barbastro-Monzón han explicado a Europa Press que estos documentos se han hecho llegar a todos los sacerdotes, además de que están en la página web de esta institución, ‘http://www.diocesisbarbastromonzon.org/’, donde se ha creado una pestaña específica ‘Información COVID 19’, en la parte superior derecha.

EL OBISPO, CONFINADO

Asimismo, han precisado que el obispado no tenía conocimiento de que esta celebración con fieles iba a tener lugar. Por su parte, el obispo, monseñor Ángel Pérez, está confinado desde el inicio del estado de alarma en la casa sacerdotal, en Barbastro, que es donde reside.

En la capilla de este edificio está celebrando la Semana Santa, aunque podía haberlo hecho en la catedral, pero ha preferido no salir de su lugar de residencia “por responsabilidad”.

Además, la diócesis ha tomado desde el primer momento diferentes medidas, como suspender las catequesis y todos los actos previstos, cerrar el museo, la catedral, el archivo, Cáritas y el obispado, habilitando un teléfono de atención para las urgencias. Han añadido que en todo momento se han seguido las disposiciones de las autoridades civiles y de la Conferencia Episcopal Española.

UN PUEBLO LIBRE DE LA COVID-19

La alcaldesa de Ballobar, Esther Saló, ha manifestado que, hasta ahora, en el municipio no se ha detectado ningún caso de la enfermedad COVID-19, si bien sí se han realizado pruebas de casos sospechosos, dando todas ellas un resultado negativa, aunque ha advertido de que nadie se puede considerar libre de sufrir la pandemia de coronavirus.

La localidad cuenta con 860 habitantes y es la población más envejecida de la zona, con un 25 por ciento de personas mayores de 65 años, por lo que la alcaldesa ha asegurado que todos los habitantes procuran seguir las indicaciones de las autoridades sanitarias para evitar que la enfermedad llegué a Ballobar.

“Todos tenemos bastante cuidado” porque “bien tenemos abuelos o gente mayor alrededor” y “sabemos lo que comporta” esta patología para este grupo de edad, ha comentado Esther Saló a Europa Press.

Sobre lo ocurrido este Domingo de Ramos, ha relatado que tuvieron conocimiento en el mismo momento ya que se hizo la retransmisión en directo y se veía que había personas siguiendo la ceremonia.

Ha añadido que se autorizó a utilizar la emisora local, que está en funcionamiento siguiendo todas las medidas de seguridad, si bien ha sido una radio de la ciudad de Huesca la que ha hecho la difusión de las imágenes en directo, puesto que la emisora local solo transmite sonido.

“Como servicio público, nos parecía bien prestar la emisora” para que los habitantes “pudiera sintonizar la misa en la radio”, pero desconocían que iba a trasladarse una persona de Huesca para hacer la retransmisión en streaming, algo que ha rechazado.