miércoles, 12 mayo 2021 01:40

Desarticulado en Málaga un grupo criminal acusado de 57 robos

La Policía Nacional ha desmantelado un grupo criminal dedicado a la comisión de robos con fuerza en iglesias y comercios de Málaga y provincia, deteniendo a los diez integrantes que formaban parte del mismo.

La banda actuaba principalmente en Benalmádena y Torremolinos, llevando a cabo sus asaltos mediante la rotura de candados o bombines. Hasta el momento se les atribuyen un total de 57 robos en estas localidades, además de en otras como Antequera, Torrox, Mijas y Málaga. La investigación continua abierta y no se descarta que se descarta el esclarecimiento de otros hechos e incluso nuevas detenciones.

57 ROBOS

En el desarrollo del operativo han sido detenidos nueve hombres y una mujer de edades comprendidas entre los 19 y los 27 años. Ocho de ellos son de nacionalidad española, uno de francés y uno filipino. Se les acusa de delito de pertenencia a grupo criminal, robos con fuerza y tráfico de drogas, según su participación.

Las pesquisas policiales se iniciaron en el pasado mes de septiembre, después de que la Policía Nacional recibiese varias denuncias de robo con fuerza en comercios de Benalmádena y Torremolinos. La banda llegó a cometer más de 40 robos entre septiembre y noviembre en estas localidades.

Además, los agentes pudieron constatar que el mismo grupo criminal estaba detrás de diferentes actos delictivos similares que habían tenido lugar en Málaga, Torrox, Mijas y Antequera.

El modus operandi en todos los hechos era similar. Los detenidos aprovechaban el horario de cierre al público de iglesias y establecimientos para acceder a los mismos. Para ello forzaban las cerraduras y/o las puertas de paso y, una vez en su interior, se encargaban de sustraer todos los efectos de valor que encontraban. De esta forma se hacían con la recaudación de cajas fuertes, máquinas expendedoras, etcétera.

Una vez conocidos los hechos e iniciada la investigación, la Policía Nacional inició un operativo para localizar y detener a los autores de estos robos.

ROBOS CON TÉCNICAS SOFISTICADAS

Durante el desarrollo del operativo, los investigadores pudieron identificar a gran parte de los integrantes del grupo criminal. Se pudo constatar, además, que se trataba de una banda experimentada que hacía uso de técnicas sofisticadas para perpetrar los robos. En sus asaltos recurrían a microcámaras, inhibidores de frecuencia, etcétera.

De igual forma, todos los miembros de la organización criminal extremaban las precauciones para tratar de evitar su detención. Por este motivo cambiaban de forma constante tanto de vehículo como de domicilio, dificultando así la labor policial.

En el avance de la investigación, ya en su fase final, los agentes localizaron una vivienda en la que residían algunos miembros como okupas. Se trataba de un chalet situado en la localidad de Benalmádena (Málaga), en el cual escondían todos los efectos sustraídos para poder abrirlos con radiales y mazas sin peligro de ser descubiertos. En la vivienda había máquinas de tabaco, cajas registradoras y cajas fuertes, entre otras.

Detenido un grupo criminal autor de 57 robos en Málaga
Los detenidos tienen edades comprendidas entre los 19 y los 27 años, ocho de ellos de nacionalidad española y dos de nacionalidad filipina y francesa.

RED ESTRUCTURADA

El grupo criminal tenía una red perfectamente estructurada, en la que todos los miembros contaban con un rol definido dentro del grupo criminal. De esta manera cada uno se encargaba de desempeñar una función, ya fuese el organizador, el conductor, el que daba las instrucciones, etcétera.

De hecho, la persona responsable de dar las órdenes a sus compañeros, creó un grupo en una red social para contactar con el resto de miembros de la red, convocándolos para la comisión de los robos.

Además de buscar el beneficio económico para sus gastos personales, parte de los beneficios que obtenían con los efectos robados eran invertidos en la compra de sustancias estupefacientes, que luego se encargaban de distribuir.

Por otro lado, las investigaciones policiales pudieron desvelar que en algunos de los robos efectuados, la banda delictiva se valió de la participación de empleados y antiguos trabajadores de los establecimientos. De esta forma obtuvieron información privilegiada para acceder a los mismos y poder efectuar el robo con mayores garantías.

En primer lugar elegían sus objetivos y luego planificaban por completo el robo, esperando el momento más propicio para llevarlo a cabo.

OPERACIÓN ATLANTA

Durante el desarrollo de la denominada Operación Atlanta, se localizó en el pasado mes de enero a nueve miembros del grupo criminal. En ese momento se produjo su detención como presuntos responsables de delitos de pertenencia a grupo criminal, delito continuado de robo y por tráfico de drogas.

Tras el arresto se llevaron a cabo cuatro registros domiciliarios, en los cuales los agentes de la Policía Nacional pudieron recuperar tres vehículos que habían sido robados en un negocio de alquiler de vehículos de Málaga. asimismo se aprehendieron numerosas herramientas y útiles que empleaba el grupo criminal para la comisión de sus robos.

Continuando con la investigación, los agentes pudieron identificar a cuatro personas que habían actuado como colabores de la banda delictiva. Estas se habían encargado de dar información sobre los objetos a robar. Una de ellas fue detenida como presunta responsable de un delito de robo con fuerza.

En el transcurso del operativo, el pasado día 10 de marzo, la Policía Nacional localizó un chalet en Benalmádena. En él residían algunos de los integrantes del grupo como okupas, y además lo usaban para ocultar los efectos robados. Tras practicar el registro de esta vivienda, se pudieron localizar numerosos efectos sustraídos, así como diferentes herramientas utilizados en los robos. Tras estudiar todo el material incautado, se han podido esclarecer un total de 57 robos con fuerza.

ROBOS EN MÁLAGA Y PROVINCIA

La Operación Atlanta ha finalizado con la desarticulación de la organización criminal, dedicada principalmente a cometer robos con fuerza en Málaga y provincia. Diez personas fueron detenidas y nueve de ellas han ingresado en prisión.

Gracias a la intervención policial se han podido esclarecer casi sesenta robos con fuerza. Además se han practicado cinco registros en los que se pudieron recuperar tres vehículos, una caja fuerte, una caja registradora, 14 teléfonos móviles, 5.000 euros en efectivo y diferentes aparatos electrónicos. Asimismo, se intervinieron dos vehículos y herramientas para cometer los robos.

Entre estos últimos se encontraban un inhibidor de frecuencia, ganzúas, una microcámara, un kit extractor de bombines y dos pistolas eléctricas. También se aprehendió un contador de dinero, una balanza de precisión y 266,1 gramos de hachís hallados en uno de los domicilios registrados.