domingo, 9 mayo 2021 13:34

Denunciadas varias personas por celebrar una fiesta en plena cuarentena

Agentes de la Guardia Civil en Gran Canaria han denunciado a varias personas después de que estuviesen celebrando una fiesta en una piscina en plena cuarentena por coronavirus. A su llegada al lugar, la Benemérita solo pudo denunciar a dos personas de nacionalidad italiana y residentes en España, ya que el resto habían huido.

Estas dos personas se encontraban participando en una fiesta que estaba teniendo lugar en la piscina comunitaria de un complejo de apartamentos en la localidad de Puerto Rico. Junto a ellas había otras personas que, al percatarse de la llegada de los agentes, optaron por huir para evitar su sanción.

FIESTA EN PERIODO DE CUARENTENA

La intervención policial tuvo lugar después de que agentes de la Policía Local de Mogán solicitasen apoyo a la Guardia Civil. Lo hicieron después de haber recibido el aviso de la celebración de una fiesta en una piscina comunitaria. Esta se estaba desarrollando en un complejo de explotación en régimen de multipropiedad.

Cuando llegaron a la zona de la piscina, los agentes pudieron observar a al menos siete personas. Estas se encontraban tomando el sol, bebidas alcohólicas y escuchando música con total normalidad. De esta forma, estos ciudadanos estaban incumpliendo la cuarentena obligada debido al estado de alarma sanitaria que está vigente en todo el país.

Al apreciar la presencia de los agentes, varias de las personas que se encontraban en el lugar decidieron huir a sus respectivos domicilios. Dos de estas personas fueron interceptadas por los agentes. Cada una de ellas fue denunciada por dos infracciones: incumplir el confinamiento decretado por el estado de alarma y una segunda por alteración del orden público.

Ambas sanciones, que están tipificadas como graves, contemplan multas que oscilan entre los 601 y los 30.000 euros. Desde la Guardia Civil han vuelto a hacer hincapié en el gran riesgo que generan este tipo de situaciones tanto para quién las comete como para el resto de la población.

Además, los agentes continúan con sus labores de investigación para tratar de identificar al resto de personas que se encontraban en el lugar. Una vez localizadas se les impondrá la correspondiente sanción.

BAÑÁNDOSE EN LA PLAYA

A pesar de los constantes avisos por parte de las autoridades y la necesidad de respectar la cuarentena, se siguen sucediendo los casos de quienes incumplen el confinamiento. Este miércoles, en Las Palmas de Gran Canaria han sido varias las personas que han sido vistas bañándose en la playa de la Puntilla.

Agentes de la Policía Local sorprendieron a los bañistas, que recibieron la correspondiente propuesta de sanción por hacer caso omiso de la obligación de permanecer en sus hogares.

Sin embargo, esto no se trata de un caso aislado en las Islas Canarias, donde se han venido repitiendo este tipo de situaciones desde el inicio del confinamiento. A lo largo de las últimas semanas han sido decenas los bañistas que han sido hallados mientras incumplían el estado de alarma.

La Guardia Civil denuncia a varias personas por celebrar una fiesta en una piscina comunitaria de Gran Canaria
Varios de los participantes lograron escapar cuando llegaron los agentes, que pudieron interceptar a dos personas, que fueron denunciadas.

DETENIDO POR SALTARSE LA CUARENTENA PARA COMETER DELITOS

Por otro lado, la Guardia Civil ha detenido en Almoradí (Alicante) a un hombre que se saltaba el confinamiento para cometer delitos. Gracias a su arresto se han podido esclarecer dos hurtos y un robo que cometió en menos de una semana.

Al varón de 47 años se le imputan delitos de atentado a agentes de la autoridad, desobediencia, robo y dos hurtos. Además se le ha denunciado hasta en cinco ocasiones por incumplir la restricción de movilidad establecida por el estado de alarma.

Los agentes del Instituto Armado analizaron el comportamiento del detenido. Este se saltaba la prohibición de quedarse en casa para transitar por las calles sin justificación alguna hasta en cinco ocasiones. En la última de ellas reaccionó de manera agresiva contra los agentes. Para ello les azuzó a un perro de raza peligrosa. Ante estos hechos se le detuvo acusado de un delito de atentado a agentes de la autoridad y delito de desobediencia.

INCUMPLIMIENTO PARA COMETER DELITOS

Tras realizar las correspondientes pesquisas policiales, se pudo determinar que el verdadero motivo por el cual incumplía la cuarentena era el de cometer delitos. En una semana se le han podido imputar dos hurtos, uno de ellos en un vehículo y otro en una vivienda.

Asimismo, también se le imputa un delito de robo con fuerza en un establecimiento comercial. En este último cortó la valla para sustraer una máquina hidrolimpiadora. Tras llevarla sin ocultar por el pueblo, fue captado por varios vecinos a plena luz del día.

RESTRICCIÓN DE MOVILIDAD

La Guardia Civil es uno de los cuerpos que se encarga de controlar la restricción de movilidad por el estado de alarma en España. Esto hace que sus agentes se vean obligados a levantar actas de denuncia contra quienes incumplen la normativa actual.

En este sentido, varias de sus últimas denuncias han guardado relación con actividades realizadas al aire libre. Una de ellas tuvo lugar en Huelva, donde el SEPRONA localizó a un hombre junto a su hijo a más de un kilómetro de su domicilio. El primero estaba recogiendo espárragos mientras que su hijo montaba a caballo.

PRACTICANDO ESCALADA EN CUARENTENA

En Málaga, por su parte, fueron desarrolladas dos actuaciones por las cuales se denunció a seis personas que practicaban escalada en el paraje de El Chorro, en Alora. La primera de ellas tuvo lugar el pasado 3 de abril, cuando los agentes hallaron a dos personas escalando.

En el mismo lugar, el día 6 de abril se localizó a otras cuatro personas. Dos de estas últimas se desplazaron hasta Málaga desde Sevilla en moto. Además, al percatarse de la presencia policial, trataron de esconderse entre la maleza para evitar su localización.

En A Coruña, una patrulla del SEPRONA de la Guardia Civil sorprendió a una familia a medio kilómetro de su domicilio. Eran un padre con sus tres hijos, una menor que paseaba junto a su progenitor a varios perros y dos varones. Uno de ellos era mayor de edad y conducía una motocicleta de “enduro”, mientras que un menor conducía un quad sin tener suficiente edad para ello. Tanto esta situación como el incumplimiento de las restricciones de circulación ocasionaron su sanción.

Un cuarto caso fue el acontecido en Santa Cruz de Tenerife, donde la Guardia Civil localizó a dos cazadores furtivos cazando conejos. Los hechos tuvieron lugar en las cercanías de montaña Colorada.