lunes, 26 julio 2021 21:55

Iglesias admite que no ha habido mascarillas y respiradores a tiempo: “nadie estaba preparado” para esta crisis

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha admitido que no ha habido mascarillas suficientes ni respiradores para los hospitales a tiempo para afrontar la crisis sanitaria desatada por el coronavirus, pero ha añadido que “nadie estaba preparado” para esta pandemia, ni el Gobierno español ni los de otros países.

En una entrevista en TVE, Iglesias ha asegurado que el Ejecutivo debe ser “extremadamente humilde”, reconocer esa falta de preparación ante lo que ha ocurrido y sacar como primera conclusión que es necesaria una sanidad pública más fuerte.

Ha dicho también que “no puede ser” que el país no tenga una industria propia que pueda abastecerle de equipos personales de protección ni de respiradores suficientes y que se haya tenido que acudir “a un mercado internacional especulativo” para comprar material.

“No hemos tenido capacidad en tiempo necesario para que todo el mundo tuviera mascarillas y en los hospitales hubiera respiradores. Esto hay que reconocerlo con toda humildad”, ha dicho el vicepresidente.

OTRAS COSAS “SE HAN HECHO BIEN”

También ha reivindicado que otras cosas “se han hecho bien”, que la Organización Mundial de la Salud ha puesto en valor las medidas de confinamiento y que el país debe “estar orgulloso” del personal sanitario, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, los trabajadores de los supermercados o la distribución. “Pero claro que tenemos que ser autocríticos”, ha reiterado.

Con respecto al final del confinamiento, el vicepresidente ha subrayado que está dando resultados y que se irá reduciendo de forma paulatina, porque no se va a llegar “pronto” a “una situación de normalidad como en diciembre”.

PACTOS DE LA MONCLOA

Pablo Iglesias, ha asegurado que el nuevo pacto político que defiende el Ejecutivo para salir de la crisis por el Covid-19 debe alcanzarse para “defender lo público”, que a su juicio es “el mínimo común que une a todos los españoles”, así como para reivindicar “el constitucionalismo social” y apostar por una Unión Europea solidaria.

Iglesias explicado que el Gobierno debe “evitar caer en la crispación” y abrir ese pacto a los partidos políticos, pero también a las organizaciones empresariales y sindicales, a las Comunidades Autónomas, los ayuntamientos y la sociedad civil. “Al margen de lo que digan algunos partidos políticos, nuestra obligación es tender la mano a todo el mundo”, ha dicho.

Iglesias ha dicho que estos nuevos acuerdos son “muy diferentes” a los llamados Pactos de la Moncloa alcanzados en la Transición. En esta ocasión, ha insistido en que deben estar presentes todos esos organismos mencionados para apostar por “un gran acuerdo de país que defienda el interés general de España, que es la defensa de lo público, de los valores sociales de la Constitución y de una Europa que apueste por la solidaridad”. Ese pacto deberá permitir políticas fiscales “expansivas” y la protección de las familias, las pymes y los autónomos.

El vicepresidente ha subrayado especialmente la necesidad de reforzar con ese acuerdo la sanidad pública, porque está siendo “la primera línea de combate” contra el coronavirus y a su juicio hay un consenso en la sociedad de que se debe potenciar. “No puede ser que haya personal en la sanidad pública que trabaje en condiciones de precariedad y esto debe incluirse en ese nuevo acuerdo”, ha asegurado.

LOS ARTÍCULOS SOCIALES DE LA CONSTITUCIÓN

También ha explicado que este pacto de país debe reivindicar los artículos sociales de la Constitución Española, porque “protegen al pueblo especialmente en situaciones de emergencia” como la actual. Entre ellos, el artículo 128, que señala que toda la riqueza del país está subordinada al interés general y que Iglesias difundió en redes sociales recientemente generando un debate sobre qué pretendía decir.

El vicepresidente ha explicado que este artículo permite al Gobierno obligar a una empresa a fabricar un medicamento o respiradores en lugar de su actividad ordinaria ante una crisis como la actual, y ha asegurado que es lo que ha hecho el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con General Motors, a la que ha exigido fabricar respiradores.

“Representar el interés general es que los recursos que sea necesario movilizar, públicos o privados, para defender y proteger la sanidad pública, se hará”, ha insistido. “La Constitución define el patriotismo, que es decir que lo común, lo de todos, lo público, especialmente en situaciones de emergencia, es lo primero. Ahora lo es la sanidad pública”, ha agregado.