lunes, 10 mayo 2021 21:02

Esteban dice que la clave ahora está en los próximos PGE

El portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban, ha considerado que, en la actual crisis por el Covid-19 “no tiene ningún sentido especular con mayorías y frentes”, aunque ha advertido que si el próximo Presupuesto General del Estado “no sale”, se iría a una situación de “crisis gubernamental, y, probablemente, a elecciones“, lo que “no sería el escenario más ideal”.

En una entrevista a Radio Nacional, recogida por Europa Press, Esteban ha dicho, en relación al apoyo del PNV al Gobierno central en el Congreso, que “vamos a ver si salimos de esta crisis sanitaria, y luego de la crisis económica que se nos viene encima, y ver si se pueden poner las primeras piedras construyendo todo eso”, porque, a su entender, “en estos momentos, juegos políticos con la que está cayendo ahora no toca, ni muchísimo menos”.

Según ha considerado, “ahora, especular con mayorías y frentes, no tiene ningún sentido”. “Cuando salgamos de esto ya veremos cómo están las cosas, cómo está el propio Gobierno internamente, cuál es el posicionamiento de unos y otros partidos políticos y cómo estamos”, ha señalado, para insistir en que “esto no toca”. “Hay tensiones, evidentemente, y cuando haya algo que nos parezca más grave o que no nos guste, lo vamos a decir, y siempre diremos que hace falta más diálogo, pero, en estos momentos, especular hablando de política en el sentido de que existiera una normalidad no la hay”, ha manifestado.

Tras señalar que “se está especulando mucho con grandes pactos“, Esteban ha afirmado que “la clave es el próximo presupuesto, y si el próximo presupuesto no sale, eso nos aboca muy probablemente a una crisis gubernamental, y, probablemente, a elecciones”. En su opinión, en la situación “de la que ya venimos, pero en la que estamos, unas nuevas elecciones no sería el escenario más ideal”.

Preguntado si el Gobierno central está negociando de cara a ese futuro presupuesto, Esteban ha dicho que “no están hablando del presupuesto”, y, en referencia a los Pactos de la Moncloa que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pretenden reeditar, ha dicho que, “a día de hoy, no me consta, absolutamente nada, no hemos tenido una llamada”.

“No sé si se va a hacer esta semana, qué día se van a hacer, cómo van a ser, no tengo ni la menor idea, y ya estamos en esa semana que supuestamente se iban a hacer”, ha reconocido, para señalar que “lo que están absorbiendo todos es la gestión de la crisis sanitaria y, evidentemente, de la gestión del país alrededor de ella”.

“TENSIONES”

En referencia a las declaraciones realizadas este pasado domingo por el lehendakari, Iñigo Urkullu, que le pidió a Pedro Sánchez “certezas” sobre sus planes ante la pandemia del coronavirus, y que aborde un “trabajo más horizontal y cooperativo” con las comunidades autónomas, “basado en una comunicación fluida y anticipada a cualquier estrategia comunicativa”, Aitor Esteban ha señalado que la situación es “complicada para todos y para todas las instituciones”, pero “hay que entender el momento”, y “lo cierto es que hay momentos en los que se producen tensiones”.

Según ha considerado, el lehendakari “vino a dar a entender que las conferencias de presidentes que se dan a bombo y platillo y se transmite absolutamente todo lo que se dice en ellas no deberían servir para ser una especie de fachada sin contenido y que las decisiones se vayan a tomar por parte del Gobierno español unilateralmente minutos después de las conferencias y algunas horas antes, pero sin que se discuta allí y se pueda ver de manera transversal cuáles son las medidas más adecuadas que se puedan tomar”.

En ese sentido, ha señalado que “hemos tenido anuncios por parte del Gobierno del Estado que quizás los han lanzado con premura“, como “todo el tema de alojar a asintomáticos o ahora, de pronto, este anuncio de las mascarillas sin haberlo trabajado antes, que pillan luego a las comunidades autónomas y a quienes tienen que implementarlo un poco de sopetón y sin haberlo podido organizar previamente de una manera más correcta”.

“Ahí se van produciendo tensiones, porque lo ideal sería que pudiera haber un diálogo más fluido y que se pudieran compartir más las decisiones“, ha reconocido, para indicar, no obstante, que “para todos son momentos muy complicados”.

En concreto, sobre el reparto de mascarillas, el portavoz jeltzale ha considerado que “se podía haber avisado con más tiempo y haberlo organizado algo mejor“, pero ha emplazado a “ver cómo resulta”. En Euskadi, ha recordado, hoy no es una jornada laboral, por lo que “será mañana cuando se vea”, pero “igual se podía haber pensado con más tranquilidad y profundidad”.

INDUSTRIA

En cuanto a la vuelta al trabajo este martes en las actividades económicas no esenciales que habían sido paralizadas las últimas dos semanas, Esteban, preguntado si la paralización ha causado más pérdidas económicas que evitado contagios, ha señalado que “lo que hemos visto hasta ahora de la bajada en el número de infectados y el desahogo de las UCIs no se corresponde al último decreto de cierre total de la industria, porque hay que esperar unas semanas a ver esos efectos”.

A partir de ahora vamos a ver esos efectos, aumentados con el descenso que ha provocado las medidas anteriores a las que volvemos ahora“, ha subrayado, para asegurar que “la gente ahora es mucho más consciente todavía que al principio del confinamiento de que hay que mantener estrictamente las distancias de seguridad, las medidas de higiene, el respeto a la normativa sanitaria en el trabajo”.

Así mismo, ha dicho que “las medidas que se están tomando tienen que ser coyunturales“, porque, de lo contrario, “la pérdida de empleos y económica que se puede producir en el país puede ser terrible e irrecuperable en muchísimos años”.

Por ello, ha considerado que “es deber de los gobernantes medir todos los datos que se tienen“, y ha indicado, que, “evidentemente, primero son las medidas de seguridad sanitaria, pero si éstas se respetan y pueden cumplirse, intentar que se mantenga viva una cierta actividad económica” porque sino “los colectivos más vulnerables van a sufrir más cuando se salga de todo esto, porque, en cualquier caso, ya vamos a ver una pérdida importante del empleo y nos va a costar salir”.

En ese sentido, ha señalado que “hay otros países que siguen funcionando y compitiendo, y se están perdiendo pedidos”. “Nuestro deber, siendo la seguridad sanitaria lo primero, es intentar mantener una cierta actividad económica para que esos empleos no se pierdan”, ha insistido.

Por otro lado, en relación a la posibilidad de adaptar el confinamiento a las particularidades de cada comunidad autónoma, Esteban ha señalado que para mantener el confinamiento y restringir, por lo tanto, la libertad de circulación “es necesario el estado de alarma, que se ha decidido poner una autoridad única“. No obstante, cree que algunas de las medidas “quizá lo que sí permiten es una adaptación por el tejido social y económico que pueda haber en cada lugar“.

“Esto, hasta la fecha, no hemos visto que haya sido contemplado como una opción por parte el Gobierno del Estado”, ha señalado, para advertir que la Administración del Estado “no llega para implementar las medidas y los servicios más esenciales en esta crisis están en manos de las comunidades autónomas, y son ellas, al final, las que de facto tienen que implementarlo”. Por ello, Esteban ha dicho que “si la normativa pudiera ser un poco más adaptable por parte de las comunidades autónomas, facilitaría esa gestión”.