viernes, 7 mayo 2021 03:02

El juez apoya a los sanitarios que obligaron a un hombre a hacer el test

Un auto del juzgado contencioso administrativo número 5 de Oviedo ha ratificado este lunes la decisión del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), en Oviedo, de ingresar a un hombre contra su voluntad para comprobar si tenía COVID-19. También pide a los médicos que informen una vez le den el alta y concluya el ingreso hospitalario “involuntario”.

La decisión del juzgado ovetense coincide con el parecer de Fiscalía, que ya esta tarde avalaba la decisión del equipo médico ante lo sucedido.

El hombre, de 30 años y con antecedentes de trastorno mental, había acudido al servicio de Urgencias de un hospital de Oviedo por un dolor en el pecho. Si bien dio negativo en una prueba de exudado nasofaríngeo, en una radiografía de tórax aparecieron infiltrados bilaterales que pueden corresponderese con una infección por Covid-19. Los médicos, teniendo en cuenta además que el paciente vive en el centro con más personas, decidieron ingresarle. Pero el hombre se opuso.

En el auto el juez recuerda la ley de Salud Pública, que señala que las autoridades sanitarias pueden adoptar medidas de hospitalización cuando aprecien indicios racionales que permitan suponer la existencia de peligro para la salud de la población. En todo caso, la norma señala que ha de comunicarse a la autoridad judicial cualquier medida que disponga el internamiento obligatorio de personas.

El juez recuerda la gravedad de la pandemia de la COVID-19 , con el elevado riesgo de contagio que revelan las cifras y la tasa de mortalidad.

Por ello, concluye que el criterio médico fue el “adecuado” y que el ingreso se realizó para “realizar las pruebas complementarias destinadas a evaluar de forma definitiva el estado clínico del paciente, velar por su salud, descartar una infección por coronavirus y evitar una propagación a otros ciudadanos”.