viernes, 14 mayo 2021 22:45

Sindicato denuncia al Gobierno vasco por vulnerar derechos fundamentales

El sindicato vasco ESK ha denunciado a Osakidetza, el servicio de Salud del Gobierno vasco, en el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) por “vulneración del derecho a la vida, a la salud y a la integridad de su plantilla” durante la situación actual de estado de alarma por el Covid-19.

En un comunicado, el sindicato ha señalado que, “tras más de un mes desde que se declararon los primeros casos de coronavirus en Euskadi, Osakidetza y el Departamento de Salud que dirige Nekane Murga, siguen gestionando mal y de forma caótica la distribución de material de protección”.

Según ha denunciado, “obligan a la plantilla a reutilizar equipos diseñados para un solo uso, de forma que se ve obligada a prolongar su utilización más allá de las recomendaciones recogidas en los diferentes Protocolos” y también a “reutilizar las mascarillas, de manera que se ve obligada a utilizar la misma mascarilla durante más de una semana”.

También ha criticado que “modifican los protocolos publicados por el Departamento de Salud en función de la disponibilidad de los EPIs, rebajando la protección de los trabajadores por el desabastecimiento de los mismos”, mientras que la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, “no duda en asegurar dichos equipamientos a Confebask”.

Además, ESK ha acusado a Osakidetza de “obligar a la plantilla a reincorporase a su puesto de trabajo tras cinco días de resolución de la fiebre y mejoría de los síntomas respiratorios, sin realizar test que confirme un negativo a coronavirus”.

Así mismo, ha denunciado que “discriminan a colectivos que prestan su servicio en las diferentes OSIs, como celadoras, personal de limpieza o personal técnico de rayos, al no suministrales EPIs adecuados”, así como que “obligan a personal no sanitario a realizar tareas de detección de casos en determinados centros de salud, siendo esto tarea del personal sanitario”.

Por todo esto, ESK ha presentado demanda de tutela de derechos fundamentales contra Osakidetza, concretamente de tutela a la salud e integridad de su plantilla, y ha exigido al Departamento de Salud “un compromiso inequívoco de que se suministrará a todas las categorías que prestan su servicio en Osakidetza, los EPIs imprescindibles para poder controlar esta pandemia”, así como que “garantice el suministro para el personal sanitario, incluyendo a las personas que trabajan en las contratas privadas, como personal de limpieza o de transporte sanitario”.

Así mismo, y siguiendo las directrices de la OMS, ESK ha demandado la puesta en marcha de “los mecanismos necesarios que aumenten el control del contagio, realizando el test a todos los profesionales sociosanitarios”.