viernes, 18 junio 2021 06:50

Hecha la ley, hecha la trampa: Sánchez blindará su legislatura con los Pactos de la Moncloa

  • El presidente pretende incluir en los pactos los nuevos Presupuestos Generales del Estado.
  • Si aprueba los Presupuestos, la legislatura podrá perdurar con ellos.
  • Aún así, Sánchez confía en poder aprobarlos con los mismos apoyos de la investidura.
  • El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, intentará blindar su mandato a través de esos nuevos Pactos de la Moncloa que desde el PSOE insisten en firmar con motivo de la crisis del coronavirus. Sin embargo, ese nuevo acuerdo que implicaría a los principales partidos con representación parlamentaria esconde una trampa: la garantía de que el Gobierno de coalición aguantará toda la legislatura. Sánchez pretende incluir en ese acuerdo que emula al pacto llegado en la Transición unos nuevos Presupuestos Generales del Estado que darán oxígeno a su Gobierno, tremendamente erosionado por la crisis de la pandemia.

    Puede parecer evidente, pero hay dentro del Congreso quien se imagina que Sánchez puede acabar probando su propia medicina. El Gobierno se tambalea, y a no ser que el presidente aparezca con una solución milagrosa para paliar la crisis del coronavirus, se verá más tocado aún por la recesión económica que ya se ha dejado notar en todo el mundo. Y esto aviva las esperanzas de que el Ejecutivo de coalición no perdure los cuatro años que se prevén en cualquier legislatura.

    Aún el país funciona con los presupuestos del expresidente del Gobierno popular Mariano Rajoy. Y si Sánchez quiere mantenerse junto a su vicepresidente Pablo Iglesias al frente debe conseguir aprobar unos nuevos Presupuestos Generales del Estado que se verán condicionados por la crisis con pocos precedentes que afronta España. Unos presupuestos que, según aseguran fuentes cercanas al PSOE, Sánchez incluirá dentro de esos Pactos de la Moncloa siempre que haya una mayoría parlamentaria que acceda a firmarlos.

    Esta intención de Sánchez no es ajena para el PP ni para ningún otro partido con representación. Y, de hecho, dificulta aún más que se llegue a un acuerdo mayoritario. Pero el presidente no quiere renunciar a incluir unos Presupuestos Generales del Estado en esos pactos, ya que de ello dependerá su legislatura.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”102871″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Si hay Presupuestos, hay Gobierno. Y si hay Gobierno hay legislatura. De hecho, fuentes del PSOE aseguran que con conseguir aprobar las cuentas de un año, ante nuevas dificultades se podrán seguir prorrogando hasta que acabara la legislatura, pues aún España se mantiene con las normas de gasto elaboradas por el exministro Cristóbal Montoro.

    El problema son las formas. Pero aún así, el PSOE estaría dispuesto a ceder en este punto. Es una intención, sí, pero si supone demasiados problemas con los partidos de la oposición estas mismas fuentes aseguran que Sánchez se ve capaz de aprobar otros presupuestos por separado con los mismos aliados políticos que le dieron la presidencia en 2020, es decir, independentistas, nacionalistas y Unidas Podemos.

    El PSOE pretende sobrevivir y no sabe cómo afectará la crisis del coronavirus, primero, a España y, segundo, a su Gobierno. Puede que Sánchez se erija como el gran gestor, pero de momento los números no le acompañan. Y entre tanto los esfuerzos del PSOE y de Unidas Podemos están centrados en mantenerse al timón y en ofrecer un programa social que Iglesias parece haber impuesto en el país durante la crisis del coronavirus.

    Los Pactos de la Moncloa que Sánchez tiene intención de firmar supondrían un acuerdo en el que todos los partidos con representación parlamentaria se pusieran de acuerdo para combatir al coronavirus. El PP considera que esos pactos son un invento del principal asesor de Sánchez, Iván Redondo. Y el Gobierno insiste en que no, que se trata de una iniciativa que pretende reconstruir el país.

    Los españoles quieren que se firmen esos pactos. Quieren una respuesta conjunta a la crisis y que los partidos dejen de usar el coronavirus con fines electoralistas. Por lo pronto, la mayoría de los partidos del arco parlamentario a excepción de Vox han mantenido una oposición relativamente responsable y todos han aceptado las propuestas generales del Gobierno. Queda por ver en qué consisten esos pactos que propone Sánchez y si priorizará la supervivencia de su legislatura o el interés general de España. El PP, entre tanto, principal líder de la oposición se ha mantenido en una posición crítica pero no rechaza de plano firmar esos pactos.