sábado, 19 junio 2021 10:36

Murcia estudia extender a las UCI el protocolo de visita a enfermos

La Consejería murciana de Salud está estudiando extender a las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) del sistema sanitario regional el protocolo puesto en marcha en las residencias de ancianos para que los familiares puedan visitar durante unos 15 minutos a las personas que se encuentran en sus últimos días de vida.

Así lo ha hecho saber el consejero de Salud, Manuel Villegas, en una rueda de prensa en la que ha reconocido que la enfermedad evoluciona “más lento” de lo que le gustaría porque el COVID-19 “es capaz de contagiar durante un largo periodo de tiempo, afectar a muchas personas, algunas sin que aparezcan síntomas y, además, en algunos casos pasa mucho tiempo hasta poder decir que están curadas”, por lo que ha pedido paciencia.

Según los últimos datos disponibles, ha señalado que ha habido 200 afectados entre el personal del SMS desde el inicio de la pandemia, de los que 167 son personal sanitarios y “la mayoría ya se ha reincorporado al trabajo y está totalmente recuperado”.

Igualmente, ha resaltado que el personal sanitario de Atención Primaria está siguiendo telefónicamente la evolución de más de 20.000 personas con sospecha de COVID-19 y 23.000 contactos estrechos. “Todos guardan o, al menos, deberían guardar aislamiento”, ha señalado.

La Consejería ha comenzado a estudiar la inmunidad mediante el test de anticuerpos a los casos posibles y, en el caso de que el caso sea positivo, también a sus contactos. Ha recordado que esta prueba piloto se está haciendo en tres centros de salud “sin problema” y en la próxima semana se hará extensivo al resto de centros de salud, “siempre con cita previa”.

De momento, la Consejería está realizando entre 50 y 75 estudios diarios en cada uno de los centros de salud habilitados, en Murcia, Cartagena y Molina de Segura, y ha reconocido que todavía es pronto para saber los resultados iniciales.

En cualquier caso, ha destacado que estos test rápidos no detectan la presencia del virus, sino las consecuencias de la enfermedad con la creación de anticuerpos de inmunoglobulinas, que aparecen al sexto día del comienzo de los síntomas. Por ello, los test se hacen a las dos semanas del inicio de los síntomas, que es cuando la prueba tiene “el máximo valor y la máxima sensibilidad”.

En este sentido, ha advertido que “una persona puede tener el test negativo pero padecer la infección, estar incubándola sin síntomas o, incluso, tener síntomas pero no haber sido capaz todavía de generar anticuerpos”. Por ello, una persona con el test negativo puede contagiar a otros, según Villegas, quien señala que es precisamente en este periodo en el que “parece que es más fácil que se produzca la infección”, motivo por el que insiste en pedir medidas de higiene y distanciamiento.

Ha señalado que los test masivos que se están realizando en Korea del Sur, que es el país de referencia, son en principio diagnósticos, es decir, PCR, pero “no hay posibilidad de hacerlo masivamente en todo el mundo” por los problemas de material. Por ello, la Consejería está haciendo test de inmunidad para ver quienes han pasado la enfermedad.

“Hemos empezado a abrir el abanico de las PCR a casos más leves, pero hacerlos de forma indiscriminada a gente que está asintomática no tiene sentido y no está aconsejado tampoco”, ha manifestado.

A este respecto, ha aclarado que los problemas de abastecimiento de material para la realización de pruebas PCR se dan a nivel mundial, y van desde las existencias de los hisopos que se usan para tomar la muestra, hasta los cebadores. “El Ministerio va echando una mano e iremos ampliando el material en la medida de nuestras posibilidades”, ha garantizado.

SITUACIÓN EN RESIDENCIAS DE MAYORES

En cuanto a las residencias de mayores, este martes había 249 residentes infectados desde el comienzo del brote, uno más que el lunes, y 56 fallecidos. En cuanto a los trabajadores de estos centros, el número de contagiados se mantiene un día más en 82 desde el inicio de la pandemia. Siguen siendo cuatro residencias con casos positivos y un centro de menores.

La Consejería ya ha realizado test rápidos de inmunidad a residentes asintomáticos hospedados en las cuatro residencias de personas mayores que han registrado casos positivos. De forma paralela y progresiva, el test se realizará a los trabajadores de residencias aunque no hayan casos declarados en sus centros.

De momento, la Consejería ha realizado 423 test rápidos a asintomáticos de un total de 493 residentes. La prevalencia de la infección ha reflejado que el 13,39% de los casos de la residencia CASER de Santo Ángel han pasado la enfermedad; el 34,28% en Santomera; el 17,33% en ORPEA de Cartagena; el 39,21% en Abanilla; y el 12,69% en Churra.

Villegas ha aclarado que estas personas han tenido “cierto contacto” con infectados, pero a veces no ha sido un contacto estrecho, sino “esporádico”. Incluso, en algunos casos no ha habido contacto y, a pesar de todo, la gente ha pasado la enfermedad porque así lo revelan los estudios de inmunidad. No obstante, estos residentes ya no están infectados ni son contagiados en este momento.

Precisamente, al ser preguntado por los ancianos asintomáticos a los que se les permite abandonar la residencia, Villegas ha recordado que “cualquiera que sale de residencia tiene que estar en cuarentena, al menos, 15 días, y en auto observación”.

Asimismo, al ser preguntado por si la Región ha contabilizado casos de asintomáticos fallecidos por coronavirus, como en otras comunidades, Villegas ha aclarado que “si una persona está asintomática, no esperamos que fallezca, y si fallece sin una clínica sugestiva de coronavirus, morirá por esa otra causa”.

“En la Región, a cualquier persona que ha tenido un síntoma sospechoso de coronavirus desde el principio se ha hecho test diagnóstico, por lo que no es probable que haya sucedido aquí lo mismo que en otras comunidades”, ha corroborado.

Asimismo, ha considerado “muy improbable” que algún paciente haya muerto en casa por coronavirus en la Región de Murcia como ha pasado en otras comunidades, porque aquí la enfermedad llegó más tarde y su evolución ha sido diferente. “No hay casos que podamos interpretar que han estado en casa sin síntomas y sin seguimiento”, ha afirmado.

En cuanto a la medida puesta en marcha en la Comunidad Valenciana para regalar mascarillas a los mayores de 65 años y personas pertenecientes a colectivos vulnerables, Villegas ha señalado que se trata de población que, en principio, “no debe salir de su casa”.

REBROTE EN INVIERNO

Al ser preguntado por si sigue siendo partidario de que los menores sean los primeros en salir del confinamiento, Villegas ha reconocido que él personalmente cree que sí pero, en cualquier caso, considera que la medida debe ser consensuada entre todas las comunidades.

El consejero también ha señalado que, según los expertos, en invierno puede producirse un “resurgimiento del brote de pandemia”, pero ha garantizado que la Consejería cuenta con un plan y está preparada por si eso pasara.

Respecto a la reanudación de la actividad sanitaria habitual, ha señalado que las áreas de salud ya hicieron un estudio la semana pasada y se va a acometer en función de las posibilidades de cada centro.

Finalmente, ha admitido que la salud emocional de muchas familias puede presentar “algunas grietas”. A este respecto, ha recordado que la Consejería puso en marcha la semana pasada un servicio de salud emocional en el teléfono ‘900-706706’ dirigido a ayudar a las familias.

A día de hoy, este servicio ha atendido casi un centenar de murcianos e, incluso, personas de otras provincias. Se trata de 15 llamadas diarias, según Villegas, de gente que en algunos casos se encuentra en situaciones “dramáticas”.