jueves, 24 junio 2021 07:58

Cómo cambiará la pandemia el hábito del transporte

No sabemos qué ocurrirá ni como cambiará nuestra vida después de que se consiga controlar la pandemia y podamos volver a salir a la calle. ¿Conseguiremos hacer vida normal? Probablemente muchas cosas serán diferentes, al menos por un tiempo. Por ejemplo, se prevé que una vez que se levante el estado de alarma, se producirá un rechazo generalizado a utilizar el transporte público. Muchos ciudadanos evitarán utilizar el metro, el autobús o el tren como forma de desplazamiento para ir a sus trabajos. Así que, si se pretende evitar un colapso de turismos en las carreteras, es urgente comenzar a elaborar un plan estratégico para promover el uso de la bicicleta como principal medio de transporte. 

Así lo están haciendo en Francia, donde se está elaborando un plan para el 11 de mayo, cuando se prevé que finalice el confinamiento, que permita a los ciudadanos desplazarse por las ciudades manteniendo cierto distanciamiento social. Esta propuesta tiene el apoyo de expertos en epidemiología, que recomiendan que las personas vuelvan a su vida normal, sin olvidar las medidas de seguridad para evitar nuevos brotes de contagios

BOGOTÁ COMO REFERENCIA EN LA CREACIÓN DE CARRILES BICI

Otros países han ido un paso más allá y han decidido cerrar la entrada a vehículos de motor a las grandes vías de las ciudades. Es el caso de Alemania, Bélgica, Colombia o Canadá. 

Para comprobar la viabilidad de estos cambios, algunos países están aprovechando este tiempo de confinamiento para realizar pruebas de funcionamiento con las personas que necesitan continuar desplazándose para ir a trabajar. Uno de los ejemplos que están tomando como referencia en Francia es el de la ciudad de Bogotá, donde se modificaron la mayoría de las aceras y carreteras en una sola noche y consiguieron crear más de 100 kilómetros de carriles bici provisionales. Al día siguiente se probaron estos carriles y durante la siguiente noche aplicaron las modificaciones necesarias en los puntos donde no estaban funcionando bien. 

En Berlín, también se quiere promover el uso de la bicicleta y ya se han pintado kilómetros de carriles bici provisionales sobre el asfalto de todas las vías posibles y en los puntos donde el distanciamiento social es más necesario. ¿Qué pasará en España?