sábado, 18 septiembre 2021 13:08

Manifestantes contra la cuarentena: «¡Necesito un corte de pelo!»

Estados Unidos es el nuevo núcleo global de la pandemia, y su presidente, Donald Trump, ha tenido que recular en ciertos aspectos respecto a su discurso inicial, marcado más bien por la inacción. Sin embargo, la tópica rebeldía de los norteamericanos ha salido a la luz, y durante estos últimos días muchos manifestantes han tomado las calles del país pidiendo que se detengan las órdenes de cuarentena.

El espíritu más liberal y anárquico de los estadounidenses ha salido a pasear, y algunas de estas personas han sido captadas en vídeos que se han convertido en virales, por las rocambolescas quejas de algunos de estos ciudadanos. Muchos no dan crédito ante este despropósito, en un país que ya cuenta casi 41.000 fallecidos y 760.000 infectados.

«Esto no es comunismo, ni socialismo o fascismo. No somos una nación totalitaria. Somos una república constitucional», asevera un protestante, indignado con la obligación de quedarse en casa. Los manifestantes se reúnen junto a sus pancartas en grandes masas sin prestar ninguna atención a las medidas de distanciamiento recomendadas.

Hay quien no está del todo convencido en torno a la evidencia científica: «Estamos cometiendo un suicidio para no caer enfermos. La tasa de mortalidad es muy parecida a la de la gripe normal», afirma otra ciudadana de Las Vegas, visiblemente indignada, en uno de los vídeos que corren por Twitter. «Estamos cayendo en una dictadura», teme otro rebelde en Idaho.

¡POR AMOR DE DIOS, ABRID LAS BARBERÍAS!

Pero no son estos clamores radicales los que más llaman la atención, algunos estadounidenses han encontrado incluso otras razones mucho más sorprendentes para quejarse. Una protestante fue descubierta portando un cartel que decía: «¡Necesito un corte de pelo!». Los negocios cerrados está suponiendo un grave drama para varios habitantes. «¡Por el amor de Dios, abrid las barberías! Abrid las peluquerías, necesitamos cortes de pelo, ¿vale?», grita otro protestante de Minnesota.

Estos sublevados piden la «liberación» de sus estados, de una presunta tiranía desplegada con la excusa del covid-19. «¡Están fingiendo que necesitamos distanciamiento social, están fingiendo que necesitamos mascarillas!», vociferan con un megáfono en Orlando. El escepticismo de estos ciudadanos sorprende dentro de nuestras fronteras, y se hacen eco de ello en redes, señalando la preocupante situación en EEUU.

Lógicamente, muchos se oponen a estas brutales reacciones de la población, como es el caso de un sanitario que plantó cara a los manifestantes. El momento quedó grabado y ahora está siendo muy celebrado.