sábado, 23 octubre 2021 15:31

Se acerca el verano: Así ha afectado el coronavirus a los países más calurosos

  • La India, Tailandia o México, con más habitantes que España y menos medios cuentan con tasas más esperanzadoras.
  • Aún no se sabe a ciencia cierta, pero se espera que el coronavirus remita con el calor de mayo.
  • Hay estudios que afirman que a más de 24 grados el patógeno pierde capacidad de infección.
  • Queda la duda, pero la mayoría de los científicos esperan que el coronavirus remita con las altas temperaturas. Se acerca un mayo caluroso y el verano está cerca, algo que ayudará a que la pandemia remita en España, o al menos eso esperan desde el Gobierno. El patógeno no desaparecerá con la llegada del calor, pero entre las medidas de contención y las altas temperaturas sí que se espera reducir su expansión a la mínima expresión. Los datos arrojados por los países más calurosos incitan a confirmar lo que los expertos esperan: el coronavirus no es tan contagioso a más de 30 grados.

    Si se recaban datos de los países más cercanos a la línea del ecuador, el coronavirus no parece tan sumamente infeccioso como en Europa. En la India, un país con más de 1.300 millones de habitantes, hay desde este jueves 21.797 casos confirmados y 681 personas fallecidas, según los datos oficiales. En Tailandia, con 70 millones de habitantes, hay 2.839 casos confirmados y 50 fallecidos. Esto en el continente asiático, donde surgió la pandemia.

    Pero si nos trasladamos a otros continentes, como América, en las zonas calurosas también parece que la capacidad del virus no es la misma que en Europa o las regiones más frías. En México, con 126 millones de habitantes, hay a este jueves 10.544 contagios y 970 fallecidos. En Perú, con 31 millones de habitantes, hay 19.250 infectados confirmados y 530 fallecidos. Y en Costa Rica, con cinco millones de habitantes, hay 681 infectados y seis fallecidos. Unos datos que, una vez más, respaldan lo que nadie sabe con certeza pero que todos esperan, que el calor limita al patógeno.

    En España estamos a pocas semanas de que el calor llegue. Se espera un mayo caluroso. Y cuando ya esté entrado junio las temperaturas se elevarán de media de forma considerable, algo que sumado a las medidas de prevención que se adoptarán desde el Gobierno se espera que el coronavirus quede aletargado. Al menos hasta que vuelva el frío, momento en el que las farmacéuticas es probable que hayan encontrado un tratamiento efectivo, o al menos es lo que se espera desde gigantes como Pfizer, que ya prueban un medicamento que consideran será efectivo.

    Los datos arrojados por los países que todavía están atravesando temperaturas frías o templadas son mucho más arrolladores. Todo parece, o al menos es lo que esperan los científicos, que este coronavirus sea un patógeno estacional que desaparezca en verano. Y para cuando vuelva se le estará esperando con toda la artillería. Hay ya varios artículos, como este publicado en la revista científica Medrxiv, que aseguran que a más de 24 grados el coronavirus se inactiva, pero nadie lo sabe con certeza ya que es un virus que ha surgido este invierno.

    El plan del Gobierno cuenta con el calor como gran aliado para paliar las consecuencias de la pandemia. Es cierto que no se sabe con certeza, pero todos los coronavirus conocidos reaccionan al calor y normalmente pierden efectividad o capacidad de infección. Las medidas de contención se empezarán a relajar a mediados de mayo (el estado de alarma acaba el día 9 de ese mes) y no es casual que coincida con las previsiones de que lleguen las altas temperaturas.

    Si todo sale bien, es probable que el verano de un respiro a los españoles. Se tomarán medidas preventivas, habrá mamparas de metacrilato en los restaurantes y en la playa habrá que mantener una distancia prudencia para evitar un segundo pico de infectados, pero se podrá volver a una «nueva normalidad», tal y como afirma el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

    Respecto a los tratamientos, ya hay muchas farmacéuticas que aseguran tener en marcha prometedores pastillas que ayudarán a contener la capacidad del virus. El remdesivir, un medicamento utilizado para tratar la malaria, tiene muchas posibilidades de ser altamente efectivo contra el virus, pero habrá que esperar a que se realicen más pruebas y más tratamientos. La vacuna estará disponible para 2021. O eso se espera, pero a finales de verano puede que exista un tratamiento lo suficientemente efectivo como para reducir la capacidad del virus hasta el punto de que sea comparable con la gripe. Entre tanto, habrá que esperar a que llegue el calor y a recuperar el tiempo perdido.

    El estado de alarma acaba el 9 de mayo, pero desde el 27 de abril se empezarán a relajar las medidas de confinamiento para los niños. La desescalada será lenta, pero se realizará con prudencia, calma y con vistas a que si surgen nuevos casos se puedan controlar.