viernes, 23 abril 2021 03:48

El Ayuntamiento de València refuerza la vigilancia en calles, plazas y parques ante la salida de los niños

El Ayuntamiento de València ha decidido reforzar la vigilancia policial en calles, plazas y parques de la ciudad tras la primera jornada de permiso para que los menores de 14 años puedan salir a pasear durante el estado de alarma decretado por el Gobierno a raíz de la crisis sanitaria de la Covid-19, según ha informado el consistorio en un comunicado.

Así, esta administración local ha advertido de que además de reforzar la vigilancia se impondrán sanciones a las familias que, a pesar de hacer uso del derecho de salir a pasear durante una hora en las proximidades de su casa, infringen la normativa de seguridad para prevenir nuevos focos de expansión del coronavirus.

El alcalde de València, Joan Ribó, ha dado a conocer estas decisiones tras la reunión celebrada, esta jornada en el consistorio, de la Comisión de Seguimiento de la evolución del coronavirus en la ciudad. En este encuentro se ha analizado y valorado la información remitida por la Policía Local a partir de la primera salida, este domingo, de los menores durante el estado de alarma.

En el encuentro se ha decidido intensificar la vigilancia en la zona del Jardín del Turia, especialmente en los tramos del 9 al 12, y en otras plazas y calles en las que ayer se observó la comisión de “algunas infracciones en las normas de seguridad establecidas por el estado de alarma a raíz de la Covid-19”, ha precisado el Ayuntamiento.

Asimismo, ha resaltado que la infracción de las medidas del estado de alarma pueden comportar sanciones de un mínimo de 600 euros para quienes infrinjan esta normativa. “No se tiene que castigar a toda la población por la falta de responsabilidad de unas pocas personas pero los infractores tienen que saber que se los sancionará. De la corresponsabilidad de todos depende que salgamos pronto de esta crisis sanitaria”, ha expuesto Ribó.

El alcalde ha manifestado que “después de analizar la información remitida por la Policía Local durante la jornada de ayer, en el que se evidencia, en general, un comportamiento aceptable en los barrios, a excepción de alguna plaza y el tramo del antiguo cauce del río del Palau de la Música, se ha decidido el refuerzo y la coordinación de la Policía Local y Nacional” para evitar conductas no adecuadas.

El primer edil ha insistido en que en la zona del río “ayer hubo infracciones” y ha destacado el acuerdo para llevar a cabo “la imposición, tajante, de sanciones”. En la reunión de la Comisión de Seguimiento de la Covid-19 en la capital valenciana han participado también los vicealcaldes Sandra Gómez y Sergi Campillo, y el concejal de Seguridad Ciudadana, Aarón Cano.

Joan Ribó ha recordado que el Ayuntamiento de València ha acordonado zonas de juegos infantiles, aparatos de gimnasia para adultos, y zonas deportivas al aire libre con el fin de dejar patente la prohibición del Real Decreto del Gobierno de hacer uso de ellas durante el estado de alarma actual. En esta línea, ha subrayado que la medida busca, “por supuesto, evitar posibles contagios” de coronavirus.

“Están acordonados desde ayer, y seguirán estándolo, porque cuando el Gobierno central anunció que los menores podían salir a dar paseos, nos preocupamos por facilitar las medidas para garantizar la distancia de seguridad de las personas en plazas, calles y parques”, ha aseverado el primer edil.

CIVISMO PARA FRENAR LA COVID-19

Ribó ha considerado que se debe “apelar a la responsabilidad ciudadana” para cumplir lo establecido en el estado de alarma, a la vez que ha asegurado que “una de las claves para frenar la expansión del coronavirus es la actitud cívica”.

“Quienes no cumplen las normas pueden causar la infección de sus propios hijos e hijas, provocar un retroceso en la lucha contra la enfermedad con la irresponsabilidad que ello supone, por ejemplo, frente a quienes arriesgan su vida para frenarla o quienes han perdido su puesto de trabajo por la pandemia”, ha declarado al respecto el alcalde.

Joan Ribó ha explicado que en la reunión de la Comisión de Seguimiento de la Covid-19 se ha analizado “el balance de las salidas de niños para trasladarlo a las autoridades sanitarias competentes”. A su vez ha indicado que es “comprensible que tras muchas semanas de confinamiento las familias quieran poder salir a las calles con sus hijos e hijas” pero ha insistido en que “lo primero que debe tenerse en cuenta es que precisamente la salud de sus menores y de sus mayores depende de cumplir con las normas de seguridad”.

“TENER PRESENTES ESTAS NORMAS”

“Hay que tener presentes estas normas que establece el estado de alarma, que siguen vigentes” y las normas de “la medida excepcional abierta por el Gobierno” respecto a que solo los menores de 14 años, ha afirmado el primer edil. A este respecto, ha recordado que deben salir con un adulto que puede salir acompañado de un máximo de tres menores, hacerlo durante un máximo de una hora al día y a un kilómetro en el entorno de su domicilio entre las 9.00 y las 21.00 horas.

“Hasta ahora hemos cumplido con nuestro deber de ciudadanía; continuemos por este camino”, ha pedido Ribó, que ha apuntado que en València, como en otras ciudades, la mayoría de parques son zonas abiertas que no se pueden vallar.

El alcalde ha comentado que “en el caso de los parques con valla se han reabierto parcialmente para que los niños puedan pasear por allí, siempre atendiendo a las medidas de seguridad del Real Decreto del estado de alarma: distancia de seguridad, no formar grupos, restricción de acceso a los juegos infantiles y aparatos de gimnasia para los mayores” con el fin de evitar contagios, ha reiterado.

“MAYOR VARIEDAD”

Por su parte el vicealcalde y concejal de Ecología Urbana, Sergi Campillo, ha explicado que si se cerraran los parques que cuentan con valla como, por ejemplo, el de los Jardines de Viveros, la salida de niños y niñas con sus progenitores se concentraría en otros espacios abiertos como son la zona verde de Blasco Ibáñez.

“Por eso mismo, desde el Ayuntamiento, ofrecemos mayor variedad para que los menores puedan jugar y reencontrarse con la naturaleza, con todas las seguridades. Lo que pedimos es el acatamiento de las normas, que, por otra parte, la inmensa mayoría de la población las cumplió. No hay que castigar a todos por el incumplimiento de unos pocos”, ha afirmado el edil.