lunes, 19 abril 2021 11:10

Navarra apela a la colaboración para la desescalada, “atendiendo las especificidades de cada territorio”

El Gobierno de Navarra ha defendido en el Senado “la coordinación y colaboración entre el Estado, comunidades autónomas y entidades locales” para seguir trabajando contra la pandemia del Covid-19 y afrontar el escenario postcrisis “atendiendo, al mismo tiempo, las especificidades de cada territorio”.

Así lo ha señalado el vicepresidente primero y consejero de Presidencia, Igualdad, Función Pública e Interior del Ejecutivo foral, Javier Remírez, quien ha representado al Gobierno navarro en la Comisión General de las comunidades autónomas en el Senado.

En su intervención, Remírez ha remarcado que “Navarra goza de autogobierno en el marco de nuestro Régimen Foral”. “Entendemos que es perfectamente compatible seguir trabajando desde esa posición institucional con la lealtad y, al mismo tiempo, tener en cuenta las circunstancias de cada territorio a la hora de implementar las medidas del estado de alarma”, ha apuntado.

Así, ha defendido que “las actuaciones sanitarias, la desescalada y los planes de reactivación económica y social tendrán que acompasarse, pero siempre desde la perspectiva de proximidad que tenemos las comunidades autónomas, y desde el conocimiento preciso de nuestra realidad, de nuestras fortalezas y, por qué no decirlo, también de nuestras debilidades”.

El vicepresidente Remírez ha asegurado que, en este momento y en el contexto actual, “no se entienden ni tentaciones aislacionistas ni recentralizadoras”. Ha mostrado la disposición de Navarra a “la colaboración interinstitucional y al trabajo conjunto entre autonomías para afrontar la nueva fase” y ha asegurado que “la colaboración y las sinergias serán la mejor herramienta para afrontar el escenario al que nos enfrentamos”

En su opinión, la cooperación debe ser con “todas las instituciones, pero también con colectivos, organizaciones y sociedad civil”. “La dimensión de esta situación nos sitúa ante un reto enorme, un desafió para el que no caben sino soluciones compartidas, participadas y valientes”, ha subrayado.

En este sentido, Remírez ha puesto en valor que en Navarra se han aprobado por unanimidad en el Parlamento foral los tres decretos leyes forales que recogen medidas sanitarias, sociales y económicas “y el cuarto, aprobado ayer por el Gobierno, también ha sido consensuado”. “Mi reconocimiento a todas las formaciones políticas navarra, a todas. Ese es el camino”, ha destacado.

PLAN DE REACTIVACIÓN

Asimismo, ha recordado que el Ejecutivo foral trabaja en un plan de reactivación económica para Navarra, “liderado por la presidenta María Chivite y que se abrirá para incluir sus aportaciones a los agentes económicos, sociales, y a la sociedad en general”. Y ha asegurado que “todas la actuaciones se diseñarán con una premisa, no dejar a nadie atrás, poniendo a las persona en el centro de la estrategia de recuperación”.

De este modo, el plan de reactivación, ha señalado Remirez, “pretender impulsar y coordinar todas las herramientas públicas y privadas para salir de la crisis sanitaria con pujanza”.

“Establecer nuevas bases de crecimiento, innovación, progreso y cohesión social y territorial para conseguir una nueva economía y sociedad más resiliente, más conectada y más humana; con un mayor grado de anticipación y previsión y a la vez más flexible para afrontar los retos imprevistos. Un nuevo modelo de competencia y competitividad”, ha apuntado.

Para ello, el vicepresidente ha resaltado varias claves: “aprovechar los puntos fuertes, ventajas competitivas y potencial de excelencia; respaldar la innovación tecnológica y estimular la inversión del sector privado”.

PLAN DE DESESCALADA PARA NAVARRA

Por otro lado, Javier Remírez ha destacado que Navarra trabaja ya en su propio plan de desescalada. “Afrontamos una etapa incluso más compleja que la del confinamiento, en la que se trata, por un lado, de encontrar un equilibrio entre la recuperación de la actividad asistencial habitual en atención primaria y especializada con el mantenimiento de la capacidad para atender posibles nuevos rebrotes. Y por otro lado, de conjugar la protección de la salud pública y la reducción del impacto económico y social”, ha declarado.

En este sentido, el vicepresidente ha enumerado las claves sobre las que se asienta el plan de desescalada para Navarra: “implantación asimétrica en el territorio, atención a la realidad de población y epidemiológica de cada localidad; colaboración y participación de las entidades locales en la implantación y desarrollo de la estrategia, diseño y coordinación interdepartamental e implicación de la sociedad civil”.

RECUERDO Y HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS

El vicepresidente primero del Gobierno foral ha comenzado su intervención recordado a las 24.543 víctimas mortales que la pandemia de Covid-19 ha dejado en España y a las 451 que registra Navarra.

Además, ha reconocido su compromiso “al conjunto de profesionales sanitarios, socio-sanitarios, fuerzas y cuerpos de seguridad, bomberos, personal de emergencias y a todos aquellos profesionales de todos los sectores que están luchando en primera línea contra el virus o hacen posible el funcionamiento del país en estas extraordinarias circunstancias”.