viernes, 16 abril 2021 10:50

Urkullu entregará el 14 de mayo a los partidos un documento con medidas para extremar la protección en campaña electoral

El lehendakari, Iñigo Urkullu, entregará el próximo 14 de mayo a los partidos políticos un documento detallado con “todas las medidas necesarias para extremar la prevención y protección” a lo largo de la campaña y la jornada electoral, al margen de que los comicios se celebren antes o después del verano. Tras admitir que no hay “garantías al 100%” sobre la evolución del covid-19, prevé que entre el 21 de junio y el 21 de septiembre el nivel de contagio sea menor.

En su intervención en la reunión que ha mantenido este jueves con los líderes de las formaciones políticas con representación parlamentaria, Urkullu ha recordado que el pasado 16 de marzo mantuvieron un primer encuentro y, tras un acuerdo unánime, el día 18 de marzo firmó el decreto que establecía que la nueva convocatoria electoral se realizaría una vez “oídos los partidos políticos y levantada la Declaración de emergencia sanitaria en Euskadi”.

Además, ha apuntado que, en la primera reunión con los partidos, la previsión era que la curva de contagios creciera a lo largo de la segunda quincena de marzo y la primera de abril, para estabilizarse a partir de ese momento. “Hoy podemos decir que la evolución de esa curva de contagios se ha ajustado y que ha sido, incluso, algo mejor de lo previsto”, ha afirmado.

Iñigo Urkullu ha destacado que la evolución previsible es la de una estabilización y descenso del riesgo de contagios a partir de este momento, “siempre y cuando se mantenga el cumplimiento de las medidas de prevención y autoprotección personal”.

En este sentido, ha explicado que los meses de verano, entre el 21 de junio y el 21 de septiembre, podrían ser los de un menor nivel de contagio. En cambio, a partir de la llegada del otoño, el 21 de septiembre, existe un riesgo de rebrote de la enfermedad.

Tras señalar que los dos posibles escenarios posibles de cara a la convocatoria electoral son el mes de julio (opción A) y septiembre-octubre (opción B), ha admitido que no existen “garantías al 100% sobre la evolución de la enfermedad”. “Lo único seguro es que este otoño no contaremos con el suministro de una vacuna. Por esta razón, es tan importante analizar y valorar, con tiempo suficiente, las dos opciones posibles”, ha subrayado.

COMPARTIR LA DECISIÓN

Urkullu ha explicado que los indicadores de las autoridades sanitarias podrían “ayudar a adoptar una decisión con carácter objetivo”. “Se trata de compartir unos mismos criterios, de forma que podamos compartir también la decisión que derive de los mismos”, ha añadido.

El Lehendakari ha querido reafirmar su voluntad de seguir priorizando la atención sanitaria, e informar de las medidas para la recuperación de la actividad económica y social.

También ha querido constatar que hoy el Parlamento Vasco, “la sede de la soberanía, no funciona con normalidad”, ya que solo “está operativa la Diputación Permanente”. Ha recordado que ha comparecido hasta en dos ocasiones en este órgano parlamentario y volverá a hacerlo el 8 de mayo, mientras que la consejera de Salud, Nekane Murga, mantiene todas las semanas una reunión informativa con los grupos. La última de ellas, la octava, fue ayer.

“Mantenemos, por lo tanto, un cauce de comunicación con los grupos parlamentarios. Ahora bien, es cierto que tuvimos que dejar sin efecto la convocatoria electoral y no nos encontramos en una situación de normalidad democrática”, ha manifestado.

LÍMITE DE LA LEGISLATURA

Iñigo Urkullu ha llamado la atención sobre que el domingo 25 de octubre es la fecha límite para la convocatoria legal de las elecciones, ya que culmina definitivamente la legislatura. “Por este motivo, es imprescindible compartir esta reflexión y hacerlo con tiempo suficiente. No podemos eludir esa responsabilidad democrática. Nuestra responsabilidad es compartir y definir los criterios para convocar las elecciones en julio (opción A) o posponerlas a septiembre-octubre (opción B)”, ha reiterado.

El Lehendakari, que ha facilitado numerosa documentación a los partidos, ha insistido en que esta reflexión debe hacerse con la antelación suficiente y con toda la información sobre la mesa.

Tras asegurar que todo su esfuerzo y el del Gobierno “está centrado en atender la crisis sanitaria y caminar hacia la normalidad social y económica”, considera que hay que tener en cuenta “la vuelta a la normalidad política”. “No se trata de tomar una decisión. Se trata de compartir los criterios para una reflexión con la necesaria antelación”, ha remarcado.

Por ello, ha convocado a una próxima reunión el próximo 14 de mayo, y ha precisado que, “de cara a esa próxima reunión”, además de la evaluación de la situación, se compromete a presentar un documento “más detallado con todas las medidas necesarias para extremar la prevención y protección de la ciudadanía a lo largo de la campaña y en la propia jornada electoral, sea ésta antes o después del mes de agosto”.