miércoles, 4 agosto 2021 12:33

La oposición trata de derribar a Díaz Ayuso con pizza y bocadillos

  • Isabel Díaz Ayuso ha decidido dar pizza y bocadillos a los niños más necesitados de la Comunidad de Madrid.
  • Las últimas palabras de la presidenta han despertado el hashtag #AyusoDimision.
  • "Dicen que si yo le daría esta comida a mis hijos. Yo creo que a un niño le den una pizza no es un problema".
  • Los reproches están a la orden del día. Todos y cada uno de los políticos del país se han dedicado a criticar la gestión de sus colegas en cualquier momento del día. Pero una de las pugnas que más ha marcado la crisis ha sido la que ha enfrentado a la presidenta de la Comunidad de Madrid,Isabel Díaz Ayuso, y al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. La izquierda se ha rebelado contra la popular por varias razones. Pero una de las que más ha marcado a Díaz Ayuso es la que tiene que ver con los niños, la pizza, los bocadillos y otro tipo de comida basura.

    La presidenta de la Comunidad de Madrid ha ofrecido unos polémicos menús para familias con derecho a beca de comedor por ser perceptoras de la Renta Mínima de Inserción (RMI). Se dice polémicos porque parte de la oferta de estas empresas están repletas de comida basura, muy criticada por los nutricionistas. Telepizza, Rodilla o Viena Capellanes son algunas de las compañías que abastecen a los niños de familias con pocos recursos. Pero la oposición no ha perdonado que haya tomado una decisión alejada de la salud de los más jóvenes.

    Díaz Ayuso salió al paso ante las miles de críticas recibidas por la oposición. Desde el PP no entienden que se vea con malos ojos que a los niños se les dé este tipo de comida. “Dicen que si yo le daría esta comida a mis hijos. Yo creo que a un niño le den una pizza no es un problema”, comentó la presidenta de la Comunidad de Madrid algo atónita ante los diputado de la Asamblea. Pero ni ella se esperó que fuera a tener tanta repercusión.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”102871″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    “Los niños que están en sus casas confinados, y hartos de estar ahí, tengan que aguantar los menús que le podrían poner sus señorías de Podemos, que a lo mejor son los de Venezuela, que es nada”, comentó la presidenta visiblemente enfadada ante las miles de críticas de la oposición.

    La repercusión de dar pizza a los más pequeños sin recursos ha cogido tal dimensión que se ha convertido en tendencia en Twitter bajo el hashtag #AyusoDimisión. Todos han entrado a comentar la polémica que ha supuesto que no se dé un menú equilibrado y saludable a los niños. Los nutricionistas han puesto el grito en el cielo porque no se les haya tenido en cuenta, al menos desde la Comunidad de Madrid.

    Otras comunidades autónomas como Canarias han invertido un presupuesto millonario para que las familias con menos recursos ofrezcan menús más equilibrados y saludables, siempre teniendo en cuenta la opinión de los expertos.

    La Comunidad de Madrid se ha enrocado para defender a capa y espada que los niños madrileños comen de forma equilibrada. Díaz Ayuso y su equipo han defendido desde que estalló la polémica que el Telepizza solo da pizza a los niños una vez a la semana, que los más jóvenes comen ensaladas, legumbres o sándwiches.

    Esta medida se puso en marcha el pasado 18 de marzo. Y desde entonces no ha dejado de recibir miles de críticas que parecen no disiparse con el tiempo. Ensalada mediterránea, pops de pollo con una bebida, hamburguesa de pollo infantil con patatas otro día, y otro día la pizza, con Coca-Cola, sí”, aseguró la presidenta Díaz Ayuso. “Seguramente a ustedes no les guste y no se la hayan comido en la vida, pero a los ciudadanos y a los niños… Yo juraría que al 100% de los niños les encanta”. 

    La respuesta de los nutricionistas es contundente. Algunos aseguran que también las chucherías les gustan a los niños, pero que eso no significa que sea afecuado dárselas a los más pequeños. Hay un clamor popular que la oposición ha esgrimido como arma para desgastar a Díaz Ayuso. En este caso, la pizza parece pesar más sobre la gestión de la presidenta que sus decisiones a tenor de la crisis del coronavirus.