martes, 3 agosto 2021 22:12

Obsesión con Telepizza: La estrambótica recogida de firmas que mueve la izquierda contra Ayuso

  • Tania Sánchez se ha hecho eco de una recogida de firmas de change.org que se escapa de lo convencional.
  • La diputada de Más País promueve que la presidenta de la Comunidad de Madrid se alimente a base de pizza y bocadillos durante un mes.
  • La petición lleva solo, de momento, poco más de 500 firmas.
  • Parece que ha herido los sentimientos de los madrileños bastante más de lo que se lo esperaba. Aún da coletazos en el argumentario de la izquierda de la Comunidad de Madrid el hecho de que la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, decidiera alimentar a los niños con pocos recursos a base de pizza y bocadillos. El hecho de que Telepizza o Rodilla sean algunos de los proveedores del menú infantil que ha concedido la autonomía a las familias con menos recursos ha llevado a partidos como Más Madrid a compartir una recogida de firmas en change.org en la que piden que Ayuso se alimente a base de bocadillos y pizzas durante dos meses.

    “Qué tiempos aquellos de Fraga bañándose en Palomares. Ya no hay derecha como la de antes, ejemplaridad le pide el pueblo a su presidenta: Que se aplique la dieta Telepizza. Anímate Isabel da ejemplo”, comentaba la diputada de Más Madrid en la Asamblea Tania Sánchez Melero a la vez que compartía una imagen de la recogida de firmas.

    Desde luego, y pese a que algunos miembros de la oposición de la Asamblea se han esforzado en mover la petición, no parece que la recogida de firmas haya fructificado, al menos de momento, como se esperaban, ya que solo hay poco más de 500 firmas. Sin embargo, parece que algunos sectores se niegan a que esta decisión tomada por la presidenta de la Comunidad de Madrid no quede en el olvido y harán todo lo posible por mantenerlo en boca de todos los madrileños.

    “Los científicos afirman que el covid-19 afecta de forma más grave a las personas con obesidad, diabetes o hipertensión. Sin embargo nuestra querida presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, decidió desde el principio de la pandemia distinguirse de otras autoridades regionales ordenando que a los niños con beca de comedor se les ofreciera todos los días un menú de Telepizza o de Rodilla, después de despedir a las empresas de comedores escolares. En su cabeza, valía la pena estropear la salud de los niños pobres con tal de mantener a toda máquina el negocio de dos empresitas que probablemente iban a sufrir mucho con la crisis, como la multinacional Telepizza o la franquicia española Rodilla, argumentan desde la plataforma.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”102871″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    “Hay gente que ha pedido a Ayuso dimitir por esto. Pero como todos sabemos “Dimitir” es un nombre ruso que no se da apenas en nuestro país. Por eso aspiramos a un objetivo más realista”, comentan. Y ese objetivo no es otro que dar a Ayuso de su propia medicina, tal y como lo entienden.

    Se ha generado un gran revuelo desde que Ayuso tomara esta decisión. De hecho, cuando la oposición decidió reprocharle a la presidenta popular lo poco recomendable que era dar una dieta tan poco saludable a los niños (no porque lo digan los diputados, sino porque todos los nutricionistas que han vertido opiniones sobre el tema se han llevado las manos a la cabeza ante el despropósito de alimentar a los niños necesitados a base de pizza y bocadillos).

    “Dicen que si yo le daría esta comida a mis hijos. Yo creo que a un niño le den una pizza no es un problema”, aseguró la presidenta la semana pasada para defenderse de las críticas. Pero parece que no fue suficiente y el linchamiento político sigue.

    “Los niños que están en sus casas confinados, y hartos de estar ahí, tengan que aguantar los menús que le podrían poner sus señorías de Podemos, que a lo mejor son los de Venezuela, que es nada”, comentó la presidenta visiblemente enfadada ante las miles de críticas de la oposición.