domingo, 1 agosto 2021 08:35

Condena de 14 años para tres miembros del grupo Ángeles del Infierno

La Audiencia de Barcelona ha condenado a 14 años de prisión a tres integrantes del grupo Ángeles del Infierno por matar a un hombre a golpes en un polígono industrial de Castellar del Vallès (Barcelona) después de una discusión al circular en moto.

El jurado popular consideró probado que uno de los autores del crimen discutió con la víctima cuando ambos iban en moto por Sabadell (Barcelona) el 24 de septiembre de 2017, y que se desplazaron al polígono de la ciudad contigua para continuar la discusión, donde un amigo acompañó a la víctima.

Allí, el condenado, Jaume C., agredió a la víctima “asestándole diversos puñetazos y empujones, llegando a tirarlo al suelo, sin que el amigo de éste pudiera hacer nada para evitar la agresión”, y le puso un cuchillo en el cuello para amenazarle.

Jaume C. llamó a otro de los acusados, Alfonso F. L, para pedirle ayuda en la agresión, lanzando amenazas que hicieron que el amigo de la víctima se fuera del lugar.

Unos 20 minutos después, Alfonso F. llegó al polígono junto al tercer condenado, Sergio C., y los tres agredieron a la víctima “actuando con la intención común de acabar con su vida, o al menos con conocimiento de las altas probabilidades de hacerlo con su conducta”, según relata el juez en los hechos probados de la sentencia.

El jurado también considera probado que uno de los tres, “actuando con la aquiescencia y falta de oposición de los otros dos –que colaboraban eficazmente con la acción de dicho acusado al evitar con su presencia la defensa o huida de la víctima–” le pegó con un bate béisbol, haciéndole caer al suelo.

Después, “le continuaron golpeando repetidamente mediante puñetazos y patadas en la cabeza y en el resto del cuerpo” hasta que quedó inconsciente en el suelo.

Los condenados se fueron dejándole allí tendido, y la víctima quedó en coma y murió dos meses y medio después a causa de un traumatismo craneoencefálico que provocó una lesión neurológica severa, que finalmente causó un fallo multiorgánico.

INDEMNIZACIÓN DE 357.000 EUROS

El juez ha condenado los hechos como un delito de homicidio doloso con el agravante de abuso de superioridad, del que son culpables los tres, y también les impone pagar, de forma conjunta, una indemnización de más de 357.000 euros.

El juicio comenzó el 12 de marzo y se alargó hasta el día 18, por lo que ha estado afectado por la pandemia de coronavirus: no todas las sesiones se han hecho a puerta abierta, para limitar los riesgos de contagio, y la sentencia no se ha dictado dentro del plazo habitual.