domingo, 25 julio 2021 03:38

Podemos y la prensa rosa: de la arrogancia a la alianza

  • Íñigo Errejón cenó una noche con Jorge Javier Vázquez en 2016 para acercar posturas.
  • Pero el ex número dos morado y el presentador acabaron distanciados.
  • Podemos ahora disfruta del 'Merlos Place' que potencia Mediaset.
  • La izquierda siempre ha considerado que la prensa del corazón es una zafiedad vacua destinada a anestesiar al pueblo, véase ‘Sálvame’, o masajear a la monarquía, la aristocracia y las grandes fortunas, tómese el ejemplo del semanario ¡Hola! En Podemos no tenían demasiada simpatía por el colorín.

    Pero ahora están viendo que el corazón puede ser el aliado perfecto para desactivar las crecientes críticas que arrinconaban al Gobierno. Ahora ese vocerío retumba menos porque se ve la luz al final del túnel de la pandemia. Y porque miles de españoles están entretenidos con el ‘Merlos Place’ que ha organizado Mediaset a diario entre las cuatro de la tarde y las nueve de la noche.

    PODEMOS EN ‘SÁLVAME’

    Juan Carlos Monedero, Irene Montero o Ada Colau han sido entrevistados en ‘Sábado deluxe’, que, cierto es, todavía no ha recibido a ningún político que o esté gobernando en España o esté en posibilidades de hacerlo.

    Cabe recordar que la relación de Podemos y el universo ‘Sálvame’ se retrotrae a 2016. En junio de ese año Íñigo Errejón visitaba la casa de Jorge Javier Vázquez, que en más de una ocasión había mostrado sus simpatías por la formación morada.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”135389″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Carmen Rigalt, una de las invitadas al evento, lo contó así: “Errejón llegó a la cita flanqueado por dos centuriones que no hacían cuerpo ni marcaban paso. Los perros del anfitrión, cinco hermosos galgos que habían sido rescatados del infierno, salieron a recibirlo y alguno incluso quiso propasarse con los lametones”.

    RIGALT ENFILÓ A ERREJÓN

    La periodista aseguró que el anfitrión “mandó a la cama al servicio”, sirvió el puré y el pollo que degustaron y se deleitó con Errejón, que según la narradora de la cena se sabía “las audiencias de memoria. Incluso presume de haber estado en el programa de María Teresa Campos”.

    Podemos
    Iglesias.

    Rigalt dijo de Íñigo Errejón que aunque no era “muy empático (no se puede tener todo), se esfuerza por hacerse entender y no gasta ese toque solemne de los intelectuales ensimismados”. Es decir, que se bajó al suelo y no los miró con arrogancia.

    RUPTURA CON PODEMOS

    Al año siguiente Jorge Javier se lamentaba porque una indiscrección que contó en ‘Sálvame’ le costó su amistad con Errejón: “Nuestra relación se rompió a los tres cuartos de hora de empezar. Ya se sabe que estuvo en casa cenando y a mí me encantó. Yo podría hacerme el interesante y dejar caer que lo que se contó en aquella cena es material inflamable, pero no fue así”.

    “Íñigo se largó de casa con mi voto en el bolsillo. Luego, a raíz de un malentendido en el que juro que no existió mala intención por mi parte, él se molestó y me lo hizo saber vía SMS. Le pedí perdón vía SMS y no tuve respuesta. Me purgó. No me acuerdo después de qué elecciones le envié el mensaje: Errejón sí, Iglesias no, pero tampoco tuve respuesta“, añadía.

    Jorge Javier reflexionaba por escrito: “Podemos me gusta, pero no soporto a Iglesias en un mitin o en un plató de televisión. Me sigue gustando Errejón. Y también me gusta Monedero. Y Tania Sánchez con lo mal que me caída. Y estoy empezando a tragar a Carolina Bescansa”.

    LOS CÓMICOS TAMBIÉN APUNTAN A MERLOS

    No solo en ‘Sálvame’ hablan de Alfonso Merlos, aliado perfecto para Podemos. Alfonso Arús reparaba hace unos días en el culebrón: “En este lío todos ganan”. ‘Arus[email protected]’ incluso hacía una broma con una chica que aparecía a la espalda de Carlos Quílez cuando el experto en sucesos se encontraba mirando el ordenador.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”137580″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    El Gran Wyoming también mostraba su guasa. El presentador hablaba sobre la desescalada y se hacía una pregunta mordaz en ‘El intermedio’: “¿Cómo sacamos a toda la gente que se ha metido en casa de Alfonso Merlos?”.

    Raquel Martos tampoco se cortaba en ‘Julia en la onda’ y hablando de las videollamadas ponía como ejemplo de seriedad a Merlos: “Si pasa algo inesperado detrás de ti mientras haces una videollamada, reacciona con naturalidad”.