jueves, 5 agosto 2021 00:24

Muere en Madrid el expolicía ‘Billy el Niño’ con covid-19

El expolicía Juan Antonio González Pacheco, conocido como Billy el Niño, ha perdido la vida este jueves en un centro médico de Madrid. González Pacheco padecía coronavirus, como recoge eldiario.es. Si figura es conocida por representar la brutalidad vivida durante el franquismo, y fue acusado de graves torturas.

Se encontraba ingresado desde hace varios días en la clínica San Francisco de Asís, y sufría problemas de riñón. Su muerte se habría producido sobre las siete de la mañana de este jueves, según el medio antes mencionado.

Los delitos de González Pacheco prescribieron, motivo por el que no fue condenado pese a la existencia de testimonios válidos como prueba de sus palizas y atrocidades cometidas durante su servicio en la Brigada Político Social. El Gobierno de Pedro Sánchez había prometido retirar al expolicía las medallas que le fueron otorgadas, pero esto tampoco pudo llevarse a cabo debido a la dificultad de actuar de forma retroactiva ante una Ley Orgánica de 1964.

Aunque el pasado 11 de febrero, un mes antes de decretarse el estado de alarma por el coronavirus, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se mostró convencido de que se podrían retirar las medallas concedidas a ‘Billy el Niño’ gracias a la nueva Ley de Memoria Histórica que había presentado el PSOE en el Congreso.

Esta fue una de las exigencias de Unidas Podemos desde la moción de censura que aupó a la Presidencia del Gobierno a Pedro Sánchez. Grande-Marlaska abrió un procedimiento para estudiar la retirada de las medallas, que retomó tras la investidura en enero y la formación del Gobierno de coalición.

INCREMENTO DE PENSIÓN POR MEDALLAS

La Mesa del Congreso también terminó aceptando que el Gobierno remitiera a la cámara el informe relativo a la hoja de servicios del torturador franquista Antonio González Pacheco, que disfrutaba de un 50% de incremento de su pensión gracias a cuatro medallas concedidas entre 1972 y 1982.

El pasado 11 de febrero, un mes antes de decretarse el estado de alarma por el coronavirus, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se mostró convencido de que se podrían retirar las medallas concedidas a ‘Billy el Niño’ gracias a la nueva Ley de Memoria Histórica que había presentado el PSOE en el Congreso.

Según el nuevo articulado presentado el 24 de enero en el Congreso por parte del PSOE, la Ley de Memoria Histórica facultaría al titular del Interior para iniciar el trámite de revocación de estos premios. La portavoz del Grupo Socialista, Adriana Lastra, aseguró entonces que esperaba que la norma se tramitara “cuanto antes”. “No defendemos a un torturador franquista”, aseveró.

La proposición de ley incluye en su artículo 12 el mecanismo para retirar las condecoraciones previstas para la Policía en virtud de la Ley 5/1964 y, en el caso de la Guardia Civil, de la Ley 19/1976.

“Las recompensas concedidas con anterioridad a la entrada en vigor de estas leyes podrán revocarse cuando quede acreditado que el beneficiario, antes de la concesión, había realizado actos u observado conductas manifiestamente incompatibles con el ingreso en la Orden del Mérito Policial o en la Orden del Mérito de la Guardia Civil”, recoge el texto.

PROCEDIMIENTOS JUDICIALES

En el plano judicial, González Pacheco se llegó a sentar en el banquillo en la Audiencia Nacional en virtud de una petición de extradición de una jueza de Argentina, país donde había sido denunciado por 13 supuestos delitos de tortura que se habrían producido entre febrero de 1971 y septiembre de 1975.

El expolicía rechazó su entrega en la vista de extradición celebrada en 2014, en la que también dijo que no recordaba “con certeza” si había cometido algún delito en el ejercicio de su profesión: “Quizá algo hace muchos años de malos tratos, pero creo que no fuimos condenados”.

La Sección Segunda de la Sala de lo Penal denegó la extradición al considerar que los hechos habrían prescrito a los diez años de su comisión. Al haber sido denunciados en 2010 y 2012, los magistrados estimaron que “el periodo de prescripción está ampliamente cumplido”. De igual modo, rechazaron que los hechos investigados puedan ser catalogados como delitos de lesa humanidad, que no prescriben, “por más que los hechos descritos constituyan delitos de tortura a detenidos por un grupo determinado, aislado y concreto de funcionarios policiales”.

Sin embargo, las víctimas volvieron a intentar que se abriese un proceso judicial por supuestas torturas durante el franquismo con la presentación el verano pasado en los juzgados de Madrid de una querella colectiva contra varios antiguos miembros de la Brigada de Información Social, entre ellos González Pacheco.

Esta querella, que acumula un total de cinco denunciantes en una única acción judicial, se suma a las 12 anteriores interpuestas en Madrid contra Antonio González Pacheco y otros expolicías. En toda España se han presentado al menos 36 querellas por delitos de torturas en un contexto de crímenes contra la humanidad durante la última etapa del franquismo presuntamente cometidos por miembros de la Policía y la Guardia Civil.