sábado, 31 julio 2021 10:43

Desinfecciones con ozono ponen “en riesgo” la desescalada

La Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) ha alertado, en un comunicado, de que el uso de productos aún no evaluados como el ozono “puede poner en riesgo” la nueva fase de desescalada contra el coronavirus.

En la misma línea, ha advertido de que su empleo puede provocar desde lesiones respiratorias hasta daño ocular, entre otros efectos adversos.

Por ello, ha aconsejado el uso de desinfectantes con eficacia virucida certificada, incluidos en el listado publicado por el Ministerio de Sanidad, en el que no se encuentra el ozono, a fin de evitar “riesgos innecesarios” que pueden ir desde lesiones del aparato respiratorio hasta daños oculares.

Para el presidente de ANECPLA, Sergio Mongue, apostar por las desinfecciones con un producto pendiente de evaluación como es el ozono “supone asumir un riesgo innecesario cuando existen otros muchos tratamientos de eficacia probada y que cuentan con el respaldo de los organismos competentes oficiales”.

En este sentido, y ante los estudios sobre su eficacia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a los que apelan sus defensores, Monge ha explicado que estos estudios “efectivamente existen” y demuestran la eficacia del ozono contra determinados coronavirus “pero en un medio como el agua”.

“El comportamiento de un biocida como es el ozono puede variar muchísimo si hablamos de otro medio como el aire, como es el caso”, ha subrayado el presidente de ANECPLA, destacando que “son ya varias” las administraciones sanitarias autonómicas que ·se muestran contrarias” al empleo del ozono en tratamientos de desinfección.

Ante la “imagen de panacea” que se está dando en los últimos días del ozono como “mejor desinfectante” contra el coronavirus, la asociación ha recordado que este producto “no puede aplicarse en presencia de personas” y que los aplicadores “han de contar con los equipos de protección adecuados”.

Igualmente, ha añadido que hay que ventilar previamente el lugar a desinfectar antes de su uso, además de que puede reaccionar con sustancias inflamables y producir reacciones peligrosas al contacto con otros productos químicos.

“No queremos dejar de pasar por alto los posibles efectos adversos que el uso del ozono para desinfección puede provocar: lesiones sobre el aparato respiratorio, irritación de la piel y daño ocular”, ha añadido Monge.

En la misma línea, el presidente de ANECPLA ha asegurado que el empleo de tratamientos con ozono dan una “falsa sensación de seguridad” que, a su juicio, “puede constituir el mejor de los caldos de cultivo para que se dispare el número de contagios” en plena fase de desescalada.