miércoles, 4 agosto 2021 15:47

Madrid pondrá en marcha a partir del 18 de mayo una alternativa a los menús de Telepizza y Rodilla

La Comunidad de Madrid pondrá en marcha a partir del 18 de mayo una alternativa al reparto de menús de Telepizza, Rodilla y Viena Capellanes para alumnos beneficiaros de becas comedor, concluyendo así la colaboración con estas empresas durante el estado de alarma para desplegar alimentación a este colectivo.

Por tanto, el día 15 en que se repartirán los menús de estas cadenas de restauración a estos estudiantes cuyas familias son perceptoras de la Renta Mínima de Insercción, según han indicado a Europa Press fuentes del Ejecutivo regional, tal y como ha adelantado Cope.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, aseveró ayer que los menús ordinarios para estudiantes beneficiarios de beca comedor van a volver “una vez que las empresas de cátering pueden trabajar con normalidad”.

Por otro lado, afeó al vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, las “calumnias vertidas” contra estas empresas de restauración que han colaborado para cumplir esta función de alimentación durante el estado de alarma.

Así lo expuso en redes sociales en respuesta a un tuit anterior de Iglesias sobre la polémica suscitada por los menús de Telepizza, Rodilla y Viena Capellanes para estos escolares cuyas familias son perceptoras de la Renta Mínima de Inserción.

Iglesias agradeció este miércoles a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, por “buscar una alternativa sana” y dejar de dar “menús de comida rápida” a los niños en situación de vulnerabilidad que residen en la región.

Ante esta interpelación, Ayuso señaló que volverán los menús ordinarios. “No obstante, las empresas que han colaborado con nosotros, sin su ayuda, no soportaban las calumnias y ataques recibidos por políticos de su ideología”, lanzó a Iglesias.

El Gobierno central envió un requerimiento a la Comunidad de Madrid para que “justifique” que los menús de Telepizza, Rodilla y Viena Capellanes, que se ofrecen a las familias perceptoras de Renta Mínima de Inserción (RMI), son “saludables”, de cara a poder recibir financiación extraordinaria pedida para ayudas a garantizar el derecho de alimentación de menores en situación de vulnerabilidad.

La vicepresidencia de Derechos Sociales y para la Agenda 2030, que coordina Iglesias, instaba a la administración regional a buscar “otro proyecto alternativo que garantice de forma más completa la alimentación de estos niños y niñas afectados por el cierre de los comedores escolares”.