martes, 27 julio 2021 11:30

Adiós al mito de la nicotina y el coronavirus: La OMS lo desmiente

  • Dos estudios franceses hablan sobre los posibles beneficios de la nicotina en la infección del coronavirus.
  • La OMS asegura que los fumadores tienen más probabilidades de acabar en la UCI.
  • El Gobierno de España también ha advertido que estos estudios hay que tomarlos "con cautela".
  • La Organización Mundial de la Salud ha puesto punto y final al mito de que los fumadores podrían tener algún tipo de inmunidad frente al coronavirus. En Francia se llevaron a cabo dos estudios sobre cómo afectaba la nicotina al virus porque se dieron cuenta de que el número de ingresados no coincidía necesariamente con el de fumadores de la población. Investigadores del hospital Pitié-Salpêtrière apuntaron que era posible que la nicotina redujera la infección del coronavirus, pero ahora la OMS les ha dado portazo. Según la organización internacional, los fumadores “desarrollan la enfermedad de forma más grave”.

    La epidemióloga de la Organización Mundial de la Salud María Van Kerkhove ha declarado estos días en una rueda de prensa celebrada en Ginebra (Suiza) que los dos estudios franceses no son concluyentes. Y lejos de dejar abierta la posibilidad de que la nicotina fuera una sustancia útil para acabar con el coronavirus, ha avisado de que  “sabemos que los fumadores tienen un alto riesgo de desarrollar la enfermedad de forma más grave”, por lo que en absoluto el tabaco está relacionado con una protección frente al virus.

    La clave sería que la nicotina, tal y como asegura un estudio preliminar francés, es capaz de reducir los casos en los que el sistema inmune reacciona de forma exagerada. Pero no está contrastado y la OMS avisa que fumar solo empeora la situación. “La Covid-19 es una enfermedad respiratoria, hace daño a los pulmones. El tabaco aumenta el riesgo de tener que someterse a un respirador en la UCI o perder la vida”, ha asegurado la experta de la OMS acompañada por el director general de la agencia sanitaria de Naciones Unidas, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”102871″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    En Francia ya se planteaba la posibilidad de aplicar parches de nicotina a los afectados por coronavirus para ver cómo reaccionaban, pero lejos de la realidad, este no parece ser un modo eficaz de reducir la reacción y la capacidad de infección del virus. Los dos mencionados estudios franceses “no fueron diseñados para ver si el tabaco protege o no” y, según relata la experta Van Kerkhove, en absoluto concluyen que “el tabaco nos proteja”. Un golpe a los investigadores franceses que pretende evitar que los fumadores sigan con su práctica y que los que no lo son se lancen al estanco a comprar unos cigarros.

    La OMS ha subrayado que estos estudios franceses tan polémicos no han pasado aún ningún proceso de revisión o contraste, por lo que no pueden tomarse como concluyentes y ni mucho menos invitar a la población a que se echen a por el tabaco. En estas investigaciones, una de las cuales está liderada por un grupo de un hospital francés, se atribuye a la nicotina propiedades antiinflamatorias en los pacientes, lo que supondría que fumar es beneficioso para acabar con el virus. Mal consejo, según la OMS.

    Hasta el propio Ministerio de Sanidad de España, liderado por Salavador Illa, se ha lanzado a indicar a la población que no tomen estos estudios por válidos. El miedo a que la población fumadora considere que eso les protege del coronavirus ha llamado a Sanidad a que aclare que los estudios del hospital francés son preliminares y no están comprobados, además de que no hay evidencia que los pruebe. Para Illa, esto hay que tomarlo “con cautela”.

    Sobretodo porque el estudio de los investigadores del hospital Pitié-Salpêtrière no tiene en cuenta los otros efectos perjudiciales de la nicotina en el cuerpo, solo se centra en cómo afecta a la infección por coronavirus, pero sin valorar los otros efectos del tabaco que empeoran las consecuencias del virus. La OMS, por eso, ha decidido zanjar la polémica con unas contundentes declaraciones.