jueves, 5 agosto 2021 20:23

La Administración gallega se prepara desde este lunes para la incorporación de funcionarios con un análisis de puestos

La Administración autonómica de Galicia se preparará desde este lunes para la incorporación presencial de los empleados públicos a sus puestos de trabajo, pero durante las fases de desescalada el teletrabajo seguirá primando entre los funcionarios, una modalidad sobre la que, además, los sindicatos han conseguir arrancar el compromiso de la Xunta de negociar su extensión a más personal fuera de la crisis del coronavirus.

De este modo, a partir de este lunes arranca la fase preliminar. Cada centro directivo realizará un “análisis de las medidas contenidas” en el documento aprobado por el Consello de la Xunta este viernes, con el apoyo de las cuatro centrales sindicales con representación en la mesa –CIG, CSIF, CCOO y UGT–, y llevará a cabo las “actuaciones necesarias para la puesta en práctica del documento”, entre las que se encuentran la posibilidad de adaptar los puestos de trabajo con medidas de seguridad físicas.

Las actuaciones preliminares tendrán una duración de una semana “como mínimo”. Precisamente, este matiz de al menos siete días fue una de las apreciaciones que incluyeron los sindicatos en la negociación, puesto que el borrador del documento inicialmente tenía cerradas las fases a máximos. “Tendrán una duración de una semana como mínimo, salvo que, en atención a criterios sanitarios, se acordase por indicación de las autoridades su ampliación”, señala el documento.

En este periodo, los responsables de los centros de trabajo deberán identificar al personal que cuenta con despacho propio y que, por lo tanto, “no concurre en su puesto de trabajo con ninguno otro”; junto con la definición de los espacios de trabajo compartidos en los que se cumple la distancia de seguridad –frontal, lateral y trasera–.

MÁS IDENTIFICACIONES

Además, cada centro directivo deberá contar con una relación de personal cuyas funciones se podrán ejercer en régimen de teletrabajo –incluyendo tanto los que lo tenían reconocido anteriormente como los que lo están utilizando con la autorización expresa por el covid-19–, así como a aquel personal que no cuenta en su domicilio con las herramientas necesarias para este régimen de trabajo.

También deberá señalar los puestos de trabajo cuyas funciones no son susceptibles del teletrabajo y los puestos de trabajo que no están ubicados en una oficina presencial por desarrollar las funciones fuera.

En esta fase preliminar también ha que consultar con el personal su disposición para la reordenación de su turno de trabajo, para tenerlo en cuenta por si fuese necesario reordenar la afluencia y la confluencia de personal en los edificios.

ESCALONADA

La reincorporación de los empleados públicos a sus puestos presenciales en la Administración autonómica será escalonada desde el 18 de mayo, pero el protocolo aprobado este viernes por el Consello de la Xunta permitirá continuar con el teletrabajo a los que han estado en esta modalidad hasta ahora, siempre que su puesto no requiera acudir in situ al centro. Además, una de las novedades será la implantación de la cita previa para los ciudadanos que quieran acceder.

Es decir, los ciudadanos que tengan que realizar una actuación en la Xunta deberán llamar con antelación para concertar una hora para acudir al edificio administrativo. “Con la finalidad de gestionar adecuadamente el flujo de visitantes a los edificios, se establecerá, con carácter general, el uso del sistema de cita previa”, señala el documento.

Una de las novedades incorporadas después de las alegaciones de los sindicatos es la creación de una comisión de seguimiento, mixta, de composición paritaria, entre representantes de la administración y de las organizaciones sindicales. La participación en este órgano que controlará la incorporación de los funcionarios estaba ligada a que los sindicatos firmasen el texto, algo que finalmente han hecho todas las centrales sindicales, que se quedarían fuera de lo contrario.

MÁS TELETRABAJO

En esta comisión se llevará a cabo un seguimiento de las actuaciones de reincorporación, así como también se trasladarán las “propuestas que se consideren necesarias”. Además, en este mismo punto, se incluye que “se constituirá un grupo de trabajo para avanzar en el desarrollo normativo del teletrabajo”.

Por lo de pronto, la reivindicación de que no tengan que reincorporarse de forma inmediata los que ya están haciendo teletrabajo (lo hiciesen o no antes del coronavirus), podrán extender esta modalidad durante el desarrollo de las fases una y dos del protocolo. “Su prórroga se entenderá de forma automática, sin prejuicio de aquellas denegaciones que se puedan producir por causa debidamente justificada”.

Al margen, una de las cuestiones que se introdujeron en el borrador inicialmente presentado por la Xunta es que, antes de la ejecución de cada una de las fases, la consellería elaborará un informe conjunto de las medidas preventivas adoptadas por cada uno de sus centros directivos, que se trasladarán a los servicios de prevención de riesgos y comités de seguridad y salud laboral.

Hasta el inicio de la primera fase, que si se cumple lo establecido empezará el lunes 18 de mayo, no se incorporarán de forma efectiva el personal que ocupe puesto de trabajo de jefe de servicio o equivalente o responsable orgánico de la unidad administrativa; y el personal cuyas funciones no pueden prestarse en modalidad de teletrabajo, siempre y cuando se garanticen las medidas de seguridad. “De no darse estas medidas, no se procederá a esta reincorporación”, apunta el texto.