sábado, 15 mayo 2021 01:22

El Consell valenciano aprobará un “procedimiento exprés” para agilizar las licencias de obra

El pleno del Consell aprobará este viernes un decreto mediante el que se creará un “procedimiento exprés” para agilizar la tramitación de licencias de obra en los ayuntamientos a través de la colaboración público-privada, con el objetivo de reactivar la economía valenciana.

Así lo ha avanzado el ‘president’, Ximo Puig, tras informar sobre la medida a la directiva de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), con quien se ha reunido este jueves. El objetivo es agilizar “obras, restauraciones y reformas que son fundamentales para la reactivación de la actividad económica” en una situación como la actual marcada por la pandemia del coronavirus.

“La Generalitat y los ayuntamientos debemos hacer todo lo posible para facilitar proyectos realistas, viables, socialmente rentables y que cumplan la normativa”, ha dicho, justificando así esta “vía rápida” que permitirá “desatascar en gran medida muchas licencias de obra y de reformas que tardan demasiado tiempo”.

El jefe del Consell ha recordado que la pandemia ha traído consigo grandes dificultades económicas y la Generalitat, igual que los ayuntamientos, tiene que hacer “todo lo que esté en su mano para facilitar la mayor rapidez en proyectos que son viables, económicamente rentables y socialmente favorables desde una visión de la corresponsabilidad de los agentes económicos públicos y privados”.

“Mañana comenzamos ese Plan Agiliza, que debe ser un plan que se intensifique en las próximas semanas y meses”, ha insistido.

Según ha informado la Generalitat, el sistema servirá de apoyo y complementará el trabajo de los ayuntamientos, en los que ahora mismo se acumulan miles de expedientes. Especialmente a los municipios pequeños, que no cuentan en muchas ocasiones con los técnicos necesarios.

Este sistema se va a realizar regulando las llamadas Entidades Colaboradoras Urbanísticas, que podrán ser desde colegios profesionales a empresas privadas, que deberán cumplir requisitos estrictos como estar avalado por la Entidad Nacional de Acreditación.

Esas entidades realizarán el trabajo administrativo previo, dejando la decisión final ya en manos de los ayuntamientos. Se trata, por tanto, de desburocratizar la administración y agilizar los trámites “para dar un impulso y contribuir a la reactivación económica”.