viernes, 14 mayo 2021 22:31

Así es el desastroso traslado de ancianos entre residencias de la Comunidad de Madrid

  • La Comunidad de Madrid decidió trasladar a cinco ancianos a otra residencia sin avisar al municipio.
  • Esos ancianos, que venían de Navas del Rey, han llegado en un estado lamentable.
  • El Ayuntamiento de Móstoles ha advertido que tiene intención de denunciarlo.
  • Las imágenes son vergonzosas. Las residencias de ancianos de la Comunidad de Madrid están faltas de material y de personal en medio de una pandemia que se ha cebado especialmente con la gente mayor de 70 años. Tal es el deterioro de estas instituciones, que la presidenta autonómica Isabel Díaz Ayuso ha autorizado traslados de personas mayores de unas residencias a otras para maquillar el deplorable trato que han dado a algunos ancianos.

    Algunos municipios madrileños, de hecho, han recibido presiones desde la administración de Díaz Ayuso para acoger a estas personas, tal y como aseguran. Es el caso del traslado de cinco mayores de la residencia Jardines de Navas (en Navas del Rey) a la Juan XXIII de Móstoles, donde el estado en el que han llegado estos ancianos ha estremecido al ayuntamiento del municipio madrileño. Ropa sucia, rota, uñas sin cortar y con apenas un papel escrito a lápiz donde se dejaba claro (a medias) la medicación que estaban tomando. Un hecho que desde Móstoles van a denunciar ante los juzgados.

    La alcaldesa de Móstoles, Noelia Posse, lo dejó claro en su cuenta de Twitter nada más recibir a estas cinco personas en un estado lamentable. Todo ello sin saber si estos ancianos estaban infectados por el coronavirus, ya que nadie se había molestado hasta entonces en hacerles una prueba PCR. “Hoy llegan a nuestra residencia Juan XXIII 5 ancianos derivados de una residencia privada de Navas del Rey. Tras semanas de presiones recibidas por parte de la Comunidad de Madrid. Finalmente con nocturnidad nos avisan cuando ya están de camino como si no se tratara de personas”, comenzaba el hilo de Posse.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”115741″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Y a continuación, el relato se vuelve cada vez más tenso cuando se deja claro que han recibido presiones desde la Comunidad de Madrid para acoger a esos ancianos (cosa que desde el ayuntamiento insisten que no era un problema) y que en ningún momento han tenido en cuenta a la administración municipal para coordinar la llegada de estos mayores. Se les avisó en el mismo momento que habían subido a un autobús a los ancianos y cuando llegaron, las imágenes hablan por sí solas.

    pie anciano

    Venían de la residencia Jardines de Navas, del municipio madrileño de Navas del Rey, y su estado parecía más propio de un mendigo. Calcetines y calzoncillos rotos y sucios, uñas sin cortar de varias semanas y un papel escrito a lápiz con la medicación. Una imagen que estremeció a los miembros del Ayuntamiento de Móstoles y que llevó a Posse a dar un paso más para recibir a estos ancianos.

    Desde Móstoles consideran que el grave deterioro de estas personas es inaceptable. Todo ello sumado a que no saben si están contagiados y si deben aislarlos para darles el trato adecuado y para evitar riesgos para el personal de la residencia Juan XXIII, a la que han llegado en plena noche y sin previo aviso.

    Posse, ante tal hecho, convocó una junta de portavoces urgente el pasado sábado a las 20.00, ha levantado acta policial y un acta desde servicios sociales de la situación en la que nos han entregado a los mayores, además de que van a presentar una denuncia ante los juzgados.

    Por no recibir, los ancianos no han traído ni ropa ni un informe médico decente. Solo una hoja con garabatos a lápiz en la que tratan de explicar la medicación que hasta el momento estaban recibiendo esos cinco ancianos que ahora están en la residencia de Móstoles.