sábado, 23 enero 2021 01:01

Preocupación por “un repunte, pero no un brote” en Extremadura

El vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales de la Junta de Extremadura, José María Vergeles, ha mostrado este viernes su preocupación por los siete nuevos casos de coronavirus confirmados este pasado jueves en Extremadura, y sobre los que ha aclarado que son “un repunte, pero no un brote”.

Y es que, según ha explicado, estos siete casos “no pueden ser considerados como un brote” porque “no se circunscriben a un espacio geográfico, sino que pertenecen a distintas zonas de salud”, ya que uno de ellos ha sido confirmado en el área de Salud de Badajoz, cinco en el de Cáceres y otro en el de Coria.

En cualquier caso, el consejero ha explicado que estos nuevo siete casos “han dado lugar a un importante número de contactos, 43 en total”, y que ahora es necesario “vigilar y aislar, y si llega el caso hay que hacerles la PCR”, ha dicho.

“Esto es aún más preocupante”, ha destacado el titular de Sanidad, quien ha censurado que el caso detectado en el área de Salud de Badajoz, que ha dado origen a 18 contactos, ya que asistió a un cumpleaños “con más personas de las permitidas en la fase 2”.

Se trata de una situación que “se podía haber evitado”, ha señalado Vergeles, quien ha advertido que si no se siguen las medidas de distanciamiento social “nos enfrentaremos a un brote”, cuyas consecuencias “es que a esa zona de salud o ese área no permitirá seguir desescalando a fase siguiente”.

Ante esta situación, Vergeles ha querido llamar a la reflexión y a la responsabilidad de que “el virus sigue con nosotros, el virus no se ha ido, sino que está en la sociedad y ha venido para quedarse, al menos un tiempo prolongado”, y mientras no haya soluciones farmacológicas es necesario “extremar las soluciones no farmacológicas”.

El consejero de Sanidad ha considerado que estas actuaciones son “excepcionales” en la sociedad extremeña, de la que se ha mostrado orgulloso por su responsabilidad, pero ha lamentado que es necesario “señalar cuando no se producen esas situaciones de responsabilidad individual”.

“NO PERDERLE EL RESPETO” AL VIRUS

Además, Vergeles ha valorado que en la última jornada se dieron 59 altas, lo que supone que “la evolución es positiva” y que “es posible curarse del coronavirus, pero que no hay que perderle en ningún momento el respeto al virus, que todavía está con nosotros”.

También ha destacado el consejero que la presión hospitalaria ha disminuido en siete camas en el último día, por lo que ya son 26 los pacientes ingresados en toda la región con coronavirus, mientras que únicamente hay una persona ingresada en UCI por este motivo.

Afortunadamente quedan atrás esas semanas donde nuestras UCIs y los hospitales de agudos tenían una presión asistencial muchísimo mayor”, ha destacado Vergeles, quien ha instado a “no perder ese recuerdo”, ya que “forma parte de la historia reciente, y de la precaución” que es necesario tener “a un virus para el que todavía no hay una vacuna ni un tratamiento médico farmacológico”, por lo que las no farmacológicas son las “medidas más importantes” ahora.