miércoles, 8 diciembre 2021 00:57

Zapatero se vuelve (más) chavista: «Hay que llevar a EE UU a una situación imposible»

El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero quiere hacer a Estados Unidos lo que el país americano ha hecho a Cuba durante mucho tiempo. Al menos, así lo reconoció en un programa hace unas semanas. El hecho de que el presidente de EE UU, Donald Trump, haya desatado una política, digamos, poco convencional, ha puesto en pie a algunos líderes políticos que consideran que hay que frenar al líder republicano. Todo esto, enmarcado en las protestas que se suceden por todo el país por el asesinato racista de George Floyd a manos de la policía han dado el pie perfecto para que Zapatero deslice la idea de que hay que tomar medidas de bloqueo para llevar a Estados Unidos a una situación insostenible.

«Tenemos que hacer que China, y ojalá la UE, pongan a Estados Unidos en una situación imposible», ha detallado hace unas semanas Zapatero en una entrevista en Redacción Abierta, que se emite por El Toro TV. Algo que ha sido visto desde algunos partidos políticos como un auténtico disparate, ya que de las palabras del expresidente se puede interpretar desde que quiere que se impongan sanciones económicas a EE UU a que el expresidente del Gobierno prefiere que la UE se alinee con China y otros países donde la democracia no es uno de los pilares.

«Zapatero declara la guerra a EEUU en nombre de la asociación gremial de comunistas, narcotraficantes y organizaciones de trata de blancas, blanqueadores y ladrones que es el Grupo de Puebla, enésimo disfraz del Foro de Sao Paulo. En alianza de Europa con la dictadura china. ¡Olé!», ha detallado el eurodiputado de Vox Hermann Tertsch. Y como él, el exdirigente de Ciudadanos Juan Carlos Girauta también ha querido poner su grano de arena a las palabras del expresidente del Gobierno: «Esto es lo que hay».

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»102871″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

«Seguramente, lo más interesante en términos políticos es cuál va a ser el efecto de esta situación», ha comentado Zapatero. «En algún momento el América First tendrá que darse la vuelta», ha asegurado. Esto se dijo hace semanas, y poco después, el asesinato de George Floyd a manos de la policía de EE UU ha desatado una oleada de protestas que seguro no han hecho cambiar de opinión al expresidente del Gobierno.

Zapatero siempre ha sido muy cercano a la nueva izquierda latinoamericana. Ese movimiento que surgió tras las pretensiones de EE UU de establecer el libre mercado en todo el continente americano acogió en su seno al expresidente español, cuyas palabras en plena resaca de la pandemia ya parecen propias del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro; o al menos podremos asegurar que las compartirá al 100%.

Ha sido la derecha española la que ha recuperado las palabras del expresidente en las que pide casi hacer un bloqueo económico a Estados Unidos, tal y como este país (y la UE) ha hecho con Cuba a lo largo de décadas. Aunque esto implique alinearse dentro de la guerra comercial que mantienen China y EE UU por hacerse con el puesto número 1 como potencia mundial.

No hay que olvidar que, además de todas estas protestas que han obligado a Trump a meterse en el búnker de la Casa Blanca (una imagen insólita), hay elecciones este año en Estados Unidos donde el polémico presidente americano se juega el puesto. Muchos dan por hecho que perderá las elecciones contra Joe Biden, pero el hecho de que la economía americana haya vuelto a repuntar hace pensar que pueden dejar otros cuatro años de «trumpismo».