lunes, 17 mayo 2021 18:30

Los taxistas se ahogan y piden extender la prestación por cese de actividad

  • Fedetaxi ha pedido al Gobierno extenderlo hasta 2021 o hasta que hayan recuperado el 75% de la demanda.
  • Los taxistas han visto sus ingresos reducidos a cero durante la pandemia.
  • Aún no hay certidumbre sobre cómo será el turismo este verano en España.
  • el corte ingles

    Si hay un colectivo que no ha sido atendido por el Gobierno durante la pandemia es el de los taxistas. Su trabajo depende del turismo y de la circulación libre de personas, algo que se ha congelado durante toda la primavera y que ha llevado a muchos taxistas a la ruina. Es por eso que desde la asociación Fedetaxi han solicitado al Gobierno algo por lo que clama todo el sector: que todos los taxistas tengan garantizado el derecho a la prestación por cese de actividad hasta 2021 siempre y mientras la demanda de movilidad no alcance el 75% de la prexistente a la crisis por COVID-19.

    Ya el pasado 28 de marzo de 2020, la organización representativa de los taxistas de España Fedetaxi hizo llegar a los ministerios de Transportes, Trabajo y Seguridad Social un documento en el que detallaba la necesidad de que la prestación por cese de actividad de los trabajadores autónomos prevista en el Real Decreto-ley 8/2020 se extendiese automáticamente a todos aquellos taxistas que la solicitaran. El desplome de la actividad económica y de la libre circulación de personas había llevado a la ruina a todo este sector, y desde Fedetaxi dejaron claro que necesitaban una prestación que paliara sus pérdidas.

    En España hay alrededor de 65.000 taxistas. Y todos ellos han visto como sus ingresos se han reducido prácticamente a cero. “Actualmente las pérdidas de servicios y facturación superan el 50% en todas las capitales de España, siendo aún superiores al 75% en las zonas más dependientes del turismo”, han asegurado desde Fedetaxi. “Los 65.000 autónomos que prestan este servicio requieren de una prestación que acompase dicha recuperación y que se vaya modulando proporcionalmente al retorno a una situación similar de movilidad previa a la crisis COVID-19”, han reclamado desde la asociación de taxistas.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”34872″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    No hay que olvidar que el mundo del taxi ya estaba tocado. Los ingresos de este sector se habían reducido considerablemente por la irrupción de las licencias VTC y las empresas como Uber o Cabify. De hecho, el taxi estaba en pie de guerra contra la administración para que regulara a estos conductores privados de una forma justa, ya que los VTC pagan menos impuestos que los taxistas y ofrecen el mismo servicio.

    Todo esto ha convertido el 2020 en el annus horribilis de los taxistas y por eso han pedido con toda la vehemencia posible que se extienda la prestación por cese de actividad hasta 2021 o hasta que puedan demostrar que han recuperado su actividad a un nivel similar al de antes de la pandemia. “Ciudades como Madrid tiene limitada casi al 50% la oferta diaria de taxis, dada la severa crisis de demanda existente. Otras capitales como Barcelona o Sevilla se encuentran en peor situación, con solo un 30% y 25% de la flota disponible, respectivamente”, aseguran desde Fedetaxi.

    “A consecuencia de todo ello, para FEDETAXI, se impone mantener la prestación por cese de actividad para el sector del taxi incluso cuando el 100% de la flota de taxis puedan prestar servicio, mientras que la demanda de movilidad no alcance, al menos, el 75% de la preexistente a la crisis COVID-19”, han comentado.

    Queda por ver cómo se recuperará el turismo en un contexto absolutamente incierto. El tardío anuncio de Pedro Sánchez de reapertura de fronteras puede repercutir en un menor índice de reservas y, por tanto, de turismo. En las grandes ciudades y las poblaciones costeras están a verlas pasar. No saben cómo repercutirá la pandemia en el turismo y no saben hasta cuándo verán sus ingresos tan reducidos.