sábado, 18 septiembre 2021 21:39

Trump consigue beber un vaso de agua y sus simpatizantes aplauden

Durante el mitin de este sábado de Donald Trump en Tulsa, Oklahoma, se vivió un momento surrealista que está dejando perplejos a todos cuantos lo ven, y tiene que ver con un vaso de agua.

Antes de Oklahoma, hay que irse al pasado sábado 13 de junio. Trump quiso participar en la ceremonia de graduación de la promoción 2020 de la academia militar West Point. Allí, ciertos detalles dieron pie a que algunos recordasen la avanzada edad del presidente: 74 años. El más anciano en ocupar ese cargo de la historia del país.

Lo que ocurrió fue que las cámaras captaron a Trump teniendo ‘dificultades’ al beber un vaso de agua: requirió de las dos manos para hacerlo. También llamó la atención su paseo por la rampa hasta el estrado. El mandatario se excusó asegurando que esta era «muy larga y empinada».

En este contexto, Donald Trump quiso hacer una referencia a ese momento en su mitin del sábado. Al estadounidense no le gusta nada quedar en evidencia, por lo que decidió, frente a todos, beber un vaso de agua con una sola mano. El momento, grabado por las cámaras, no tiene pérdida. Trump presume de cómo consigue beber sin dificultad del vaso, y con una sola mano. Ante el gesto, cientos de simpatizantes aplauden y claman a su figura.

SEGUIDORES DE TRUMP, «UNA SECTA»

La esperpéntica circunstancia se difunde a través de Twitter, a la vez que varios detractores se burlan del presidente, asegurando que beber agua con una sola mano es «lo único que ha conseguido como presidente». También han tildado de «secta» a los votantes del candidato a la reelección, por gritar de emoción al ver a Trump bebiendo agua.

«Las personas que critican a Trump por no hacer nada para detener la propagación de un virus que mató a 122,000 personas se sentirán muy tontas cuando descubran que puede beber agua con una mano», bromea el colectivo en defensa del consumidor Public Citizen. Otros tantos, critican que el líder americano se «preocupe más» por defender su orgullo que por debatir sobre los problemas que asolan a día de hoy Estados Unidos, desde el coronavirus a las protestas por la muerte de George Floyd y la brutalidad policial.