jueves, 21 enero 2021 22:38

A por una segunda ola importada: Barajas se vuelve un paraíso sin control para el virus

  • La Comunidad de Madrid ha detectado 32 positivos en coronavirus en Barajas.
  • De esos 32, al menos 11 eran casos importados de países considerados de riesgo.
  • Ayuso ha denunciado que falta control en el aeropuerto y el Gobierno guarda silencio.
  • La Comunidad de Madrid lleva tiempo denunciando que el aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas podía convertirse en una pista de aterrizaje para casos importados. El miedo a que se instale una segunda ola del coronavirus está más vivo que nunca. Los rebrotes han salpicado toda España, incluidas las islas, y ahora la administración autonómica de Madrid ha detectado hasta 32 positivos en el aeropuerto, de los cuales cinco ya han sido hospitalizados. Puede parecer baladí, pero el gobierno de la capital lleva semanas advirtiendo que no hay un protocolo de control decente en el aeropuerto. Y ahora parece que se está viendo que la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, tenía razón.

    “¿Qué médico sabe identificar mediante “inspección visual” si un pasajero que llega a Barajas tiene #COVID19? El protocolo del Gobierno de España es de risa. Necesitamos reforzar las medidas para protegernos y proteger a quienes nos visitan”, ha comentado este jueves el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado. Lo cierto es que los casos de infectados se han duplicado en cuestión de 24 horas, superando incluso los 200, y ahora se han detectado otros 32 entrando por el aeropuerto. 

    El aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas es la mayor puerta de entrada para traer casos importados. De estos 32 pasajeros que han dado positivo en coronavirus, estrictamente 11 se pueden considerar casos importados por cumplir el periodo de estancia de 14 días de incubación en el país de origen.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”34872″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    “No podemos volver atrás. Del 11 de mayo, cuando el Ministerio de Sanidad actualizó el sistema de vigilancia epidemiológica en España, al 11 de junio, Madrid ha detectado 32 casos positivos de personas que han llegado a Barajas de zonas de riesgo, de las cuales cinco han tenido que ser hospitalizadas”, ha asegurado la presidenta de la Comunidad de Madrid.

    De los 11 casos importados, un total de 5 han requerido ingreso en un hospital madrileño: dos en el 12 de Octubre, uno en el Hospital Infanta Elena de Valdemoro, uno en el Gregorio Marañón y otro en un centro privado. Por lo que parece que los controles establecidos por el Gobierno en el aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas son insuficientes o ineficientes.

    También Vox ha puesto el grito en el cielo por la falta de control clamorosa del aeropuerto. “Es inexplicable q el gobierno de la Comunidad de Madrid y en vista de las absurdas medidas tomadas por el gobierno de Sánchez en #Barajas, no haya montado ya dispositivos de PCR en transporte público con origen Barajas y en hoteles. Las quejas no salvan vidas, la gestión sí”, ha comentado la candidata de Vox a la Comunidad de Madrid.

    “El Gobierno de España tiene que escucharnos y poner medidas en Barajas. Tiene que liderar un plan ambicioso para no repetir la historia” ha insistido Díaz Ayuso. El Gobierno, sin embargo, no ha comentado nada en relación a lo que ocurra en el aeropuerto. Considera que los casos y los rebrotes están controlados y ya está centrado en la recuperación económica sin haber definido un plan de control efectivo.