Melilla retoma los vuelos con Madrid y Andalucía

La delegada del Gobierno en Melilla, Sabrina Moh, ha informado este domingo de que se ha retomado el vuelo de la ciudad autónoma con Madrid, una línea que la compañía Air Nostrum quiere realizar con cuatro o cinco frecuencias semanales y, en cuanto a los vuelos de la Obligación de Servicio Público (OPE), se recupera la línea con Almería con cinco vuelos semanales; con Granada con cuatro vuelos a la semana, y con Sevilla con dos o tres vuelos semanales.

A través de un comunicado de prensa, Sabrina Moh ha explicado, en lo tocante al transporte aéreo, que mantuvo reuniones con Air Nosturm y con el director del Aeropuerto para ver las medidas higiénico-sanitarias a adoptar vinculadas a la crisis sanitaria del coronavirus.

«En el aeropuerto se han instalado mamparas, gel hidro-alcohólico, pantallas informativas, se ha limitado el número de personas dentro del aeropuerto, se han colocado adhesivos para respetar la distancia interpersonal», ha relatado.

Ha añadido que cree que «hemos adecuado bastante bien las medidas necesarias a la situación de nueva normalidad que vivimos, y creo que el resultado ha sido positivo».

Centrándose en las conexiones aéreas entre la ciudad española del norte de África y la península, Moh ha recordado además que, desde el pasado 22 de junio, se retomó la línea entre Melilla y Málaga con 14 frecuencias semanales, aunque ahora mismo ya hay días en los que se están llevando a cabo tres vuelos diarios.

Asimismo, a partir del día 15 de este mes empiezan las conexiones con Baleares, con dos frecuencias a la semana, y con Canarias, con un vuelo semanal. Y también a partir de ese día la compañía Air Europa recupera su conexión con Málaga.

En lo tocante al transporte marítimo, la máxima representante del Gobierno de la Nación en la ciudad autónoma ha recordado que se creó una Comisión de Desescalada con representantes de la Estación Marítima, Capitanía Marítima, Autoridad Portuaria, las navieras, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, para establecer un protocolo que garantizase el cumplimiento de las medidas sanitarias y evitar riesgos.

«Hicimos un primer borrador siguiendo directrices y la documentación que se había preparado por parte de Puertos del Estado y adaptándolo a nuestra realidad», ha explicado.

De esas reuniones se concluyó un protocolo «donde veíamos las posibles casuísticas, las posibles situaciones en caso de que se presentase una persona con la sintomatología, que hubiera un espacio para posible aislamiento, disponer de unos circuitos diferenciados para que, en el desembarque o embarque, dicha persona no tuviese contacto con el resto y pudiera recogerla la ambulancia».

Por ello, Moh ha señalado que se trata de un protocolo «muy consensuado y teniendo en cuenta las opiniones de todos los ámbitos». En cualquier caso, «se irá evaluando y, si es necesario incluir algún tipo de modificación, así se hará», según ha dejado claro.