jueves, 22 abril 2021 20:11

Así es el sexo que recomienda el Instituto Andaluz de Sexología

El coronavirus ha cambiado mucho las vidas de todos, es es indudable. Después de haber estados confinados durante más de tres meses, intentamos volver a recuperar lo que se ha llamado de forma común la “nueva normalidad”. A pesar de todo, la enfermedad sigue su curso y, con un gran índice de contagios, el sexo puede convertirse incluso en peligroso. Por eso, varios expertos, como los que forman el Instituto Andaluz de Sexología, han decidido arrojar un poco de luz verde sobre cómo debemos mantener relaciones sexuales.

Entre sus recomendaciones se encuentran cosas a las que estamos demasiado acostumbrados. Un ejemplo de ello es limitar al mínimo los besos en los que tengamos que hacer uso de la lengua, por el intercambio de fluidos que se practica durante los mismos. También deberíamos evitar las posturas en las que demos la cara a nuestro compañero o compañera. Retomar la actividad sexual sí, pero con muchas precauciones.

Ante tantas dudas, lo mejor es conocer la información para saber cómo prevenir el contagio. Así es el sexo que recomienda el Instituto Andaluz de Sexología.

Los besos en el sexo, de las prácticas más peligrosas

besos sexo

Como decíamos, de acuerdo a lo que opinan los expertos del Instituto Andaluz de Sexología, una de las prácticas que deberíamos evitar al mínimo, sobre todo si practicamos sexo con personas que no son una pareja estable o con la que convivimos, es dar besos haciendo uso de la lengua. Después de los largos meses de confinamiento y con el verano encima, es normal que estemos deseando de salir y conocer gente nueva con la que pasarlo bien. Pero el virus sigue rondando fuera de casa.

La razón por la que los besos en los que empleamos la lengua son los más peligrosos es porque la mayor concentración del virus se encuentra en la saliva de las personas. Es por eso que usamos mascarilla de forma obligatoria. Al igual que ha sucedido con este nuevo elemento que ha irrumpido en nuestras vidas, es necesario aplicar otras normas para pasarlo bien con la mayor seguridad posible.

En todo caso, las parejas que han pasado la cuarentena confinadas juntas sí pueden tener sexo casi sin problema, aunque también es recomendable tomar algunas precauciones. Cualquiera de las dos partes podría estar contagiada con la COVID-19 y ser asintomática, por lo que no se podría saber. Para evitar el contagio en ese caso, es recomendable evitar también el contacto boca a boca. Por eso, las posturas sexuales también deben cambiar de forma ligera para ser lo más precavidos que sea posible.

Posturas sexuales avaladas por el Instituto Andaluz de Sexología

posturas instituto andaluz sexologia

Según la opinión y la recomendación de los expertos, aunque podamos seguir con nuestra vida sexual, también es bueno variar las posturas en las que practicamos sexo para limitar el contacto y, por tanto, también el contagio. Es por eso que se recomienda poner en práctica posturas en las que no debamos interactuar cara a cara. Algunas de ellas pueden ser “la cuchara” o “el perrito”.

Igual de placenteras, optar por esta variación en el momento de retomar la actividad sexual nos puede ayudar, y mucho, a evitar el contagio. Además, otra de las cosas que debemos evitar es el sexo oral y también el anal. A pesar de que, de momento, no se han encontrado gérmenes dentro de la lubricación genital, sí hay evidencias de virus en los testículos de un hombre y el fluido vaginal de una mujer.

Estas evidencias han sido publicadas en dos estudios del 16 de abril, por lo que se ha podido comprobar que también existe cierto peligro de contagio por esta parte. Es cierto que estos casos son la excepción y no la norma, pero mejor prevenir que lamentar dentro de un tiempo el no haber puesto más cuidado o todos los medios e información que teníamos para evitar el virus a toda costa.

Sexo oral y anal, mejor aún no

evitar sexo

Después de haber encontrado estas evidencias, lo más recomendable es no mantener relaciones sexuales orales ni anales. Aunque en la orina solo se ha descubierto una pequeña cantidad de virus en menos del 7% de los casos, sí que se ha encontrado en mayor cantidad en las heces. Es por eso que es bastante recomendable el evitarlo, al menos de momento y hasta que no tengamos nuevas noticias sobre una posible cura o vacuna contra la enfermedad que sea certera.

En el caso de que tengamos cualquier tipo de síntoma, lo mejor es evitar cierto tipo de sexo, pues practicarlo sería un factor de riesgo inmenso. Por ejemplo, lo que no se recomienda en absoluto es mantener relaciones sexuales directas, pero sí se puede hacer de otras formas no directas.

Con precaución y cuidado, también es saludable practicar sexo, pues mejora el estado de ánimo y mitiga la ansiedad, así como aumenta las defensas. Las recomendaciones para aquellos que estén pasando la enfermedad es mantener relaciones vía online o, por qué no, por vía auditiva, haciendo gala de las fantasías sexuales de cada uno. Otra idea es la masturbación, tanto en solitario como con nuestra pareja. Eso sí, es importante mantener la distancia de seguridad.

Qué deben hacer las parejas según el Instituto Andaluz de Sexología

pareja cama

Para aquellas parejas que hayan pasado la cuarentena juntos y ninguna de las dos partes presente síntomas, sin haber salido del hogar, el sexo sí es seguro. A pesar de ello, lo cierto es que debemos tener cuidad con mantener una higiene mucho más pulcra y alta de lo normal.

Si no ha habido síntomas pero sí se ha estado expuesto, puede que haya duda sobre si estamos o no contagiados. En ese caso, los expertos del Instituto Andaluz de Sexología recomiendan tomar las mismas precauciones que en el caso de las parejas que no han pasado juntas el confinamiento.

Donde hay más riesgo, por supuesto, es en mantener sexo con una persona nueva. Según los expertos, la gente joven puede llegar a ser más inconsciente en este aspecto, y deben saber que supone un grave riesgo para la salud. Para hacerlo sin miedo, lo ideal sería contar con una analítica positiva en anticuerpos y también un test del momento que demuestre que ambos son negativos.