viernes, 7 mayo 2021 16:10

La residencia de Ronda con 16 personas aisladas, afirma que aplicaron protocolos

La residencia Seniors de Ronda (Málaga) ha informado este miércoles de que la prueba de PCR realizada al usuario fallecido en el hospital ha dado negativo en coronavirus, apuntando que desde el primer momento se aplicaron los protocolos correspondientes y se tomaron las medidas necesarias “para garantizar el bienestar y protección de todos los residentes, trabajadores y familiares”, aislando 16 personas relacionadas con el centro de forma preventiva.

No obstante, los datos oficiales de la Consejería de Salud registran un brote en investigación en la Serranía con un solo caso positivo. Fuentes del Gobierno andaluz han explicado que esto se debe a que el usuario fallecido fue positivo en algún momento y aunque el fallecimiento se produjera por otros motivos se recoge en las estadísticas y se tienen que tomar las medidas preventivas al tratarse de una residencia de mayores.

Según han indicado desde la residencia en un comunicado, el usuario llevaba desde 2017 en el centro y padecía patologías crónicas previas, “que han sido la causa del fallecimiento y no el COVID-19”. El residente fue derivado por el equipo de la residencia al hospital Serranía de Ronda a causa de esas patologías, “pero sin ningún tipo de signo o síntoma relacionado con el coronavirus”.

En el hospital informaron de que debía someterse a una operación y, por protocolo, tuvieron que realizarle la prueba a través de un test rápido, “el cual le realizaron en varias ocasiones debido a resultados contradictorios”, han apuntado desde el centro residencial.

A causa de la desconfianza generada en el resultado de las pruebas, el propio hospital le realizó la prueba PCR que fue analizada por un laboratorio en Málaga, “dando como resultado negativo”. “Finalmente, el residente falleció como consecuencia de sus propias patologías previas y no a causa del COVID-19”, han reiterado en el comunicado.

Han apuntado que de manera preventiva y desde el primer momento en que el equipo de la residencia tiene constancia de los resultados contradictorios de los test rápidos realizados al residente “se tomó la decisión de poner en aislamiento a 16 personas que habían estado en contacto con el fallecido”, así como suspender las visitas de las familias temporalmente. Estas medidas han sido consensuadas con el equipo de Epidemiología del propio hospital.

Han asegurado que en menos de 24 horas, desde la residencia se ha destinado “una gran cantidad de recursos para clarificar la situación, se han realizado pruebas PCR a todas las personas que pudieron haber entrado en contacto con el residente, dando como resultado negativo”, aunque han apuntado, siguiendo el protocolo establecido, “estas mismas pruebas volverán a realizarse dentro de diez días”.

“Desde Grupo Seniors se han tomado todas las medidas necesarias para garantizar el bienestar y protección de todos los residentes, trabajadores y familiares”, han insistido en el comunicado, apuntando que fue una de las primeras residencias que desde el inicio de la pandemia tomó medidas preventivas y restrictivas para evitar contagios”. Asimismo, han dicho se han adoptado siempre medidas antes de que las autoridades sanitarias lo exigiesen.

Así, han reiterado que desde el primer momento, como protocolo propio ante cualquier indicio de febrícula u otro signo y/o síntoma relacionado con el COVID-19, “se ha aislado a las personas afectadas y se les ha realizado la prueba siguiendo un estricto protocolo implementado desde la directiva de Grupo Seniors”.

Asimismo, han destacado que “los propios familiares del residente fallecido, así como cientos de mensajes, reseñas positivas y de agradecimiento que se reciben cada día, por parte de los familiares de los residentes debido a la gestión realizada durante la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, nos han animado y alentado a continuar trabajando en la misma línea que hasta ahora”.

Fuentes de la residencia han incidido en que están “tranquilos porque desde el principio se han aplicado los protocolos marcados en estos casos, como llevamos haciendo durante toda la pandemia”, aislando a todas las personas que han podido compartir estancias con la persona posiblemente afectada, unos aislamientos realizados “por precaución”.

Han indicado que en cuanto a las 16 personas relacionadas con la residencia que se aislaron –diez usuarios y seis trabajadores– se actuará “según las indicaciones del área sanitaria que es la que marca las directrices”, apuntando que por el momento se mantiene el aislamiento preventivo.

También han incidido en que en todo momento se informó a las familias, desde el principio, y en que la salud de usuarios y trabajadores “está por encima de todo y eso lo tenemos muy claro”. Además, han querido dar todo el apoyo a los familiares de la persona fallecida y han señalado que su única preocupación es que los usuarios de la residencia “estén lo más tranquilos posibles”.

Según informaron este pasado martes otras fuentes, habría diez trabajadores de distintas categorías profesionales entre atención primaria y hospitalaria aisladas también de manera preventiva.