sábado, 24 julio 2021 09:27

“Casi mato a mi hija”: Kanye West pro-vida cuenta su historia con el aborto

Kanye West continúa dando bandazos en su viaje a la presidencia. Apenas hace unos días un estratega de su campaña presidencial aseguró que todo quedaría en una anécdota, al menos en 2020. Sin embargo, en plena polémica y con serias preocupaciones por parte de su familia sobre la salud mental de Kanye, que podría estar sufriendo una crisis bipolar en estos mismos momentos, el artista no ha abandonado su sueño político. Este domingo, West realizó lo que podría llamarse su primer mitin en Carolina del Sur.

El evento no tuvo desperdicio. Con un chaleco antibalas, un rapado en el que se lee ‘2020’ y sin un solo micrófono en la sala, West comenzó a dar un discurso con el que acabó llorando, al tratar cuestiones sobre el aborto que, tal y como reveló, le tocan de cerca. No quedó claro si Kanye realmente quiere o planea ser presidente, o más bien le basta con transmitir un mensaje.

Respecto al tema del aborto, West habló sobre su experiencia personal antes de nacer, así como la historia acontecida en su matrimonio con Kim Kardashian. El candidato se posicionó como pro-vida, aunque alegó que no piensa prohibir el aborto en Estados Unidos (pero sí desincentivarlo). West se puso muy emocional contando: “Mi mamá me salvó la vida. Mi papá quería abortarme. No habría Kanye West porque mi papá estaba demasiado ocupado… Casi mato a mi hija”, declaró.

KIM KARDASHIAN, CON “LAS PASTILLAS EN LA MANO”

Esta última frase lapidaria lo decía sobre su experiencia junto a Kim Kardashian, mujer que dio la vida a su primera hija, North West. “Lo único que nos puede liberar es obedecer las reglas que nos dieron para una tierra prometida”, aseguró. “El aborto debería ser legal porque adivinen qué: la ley no viene de Dios de todas formas, así que, ¿qué es la legalidad?”, reflexionó. “Durante 1 mes y 2 meses y 3 meses, hablamos de que ella no tuviera al niño. Tenía las píldoras (abortivas) en la mano”.

El rapero, que guarda una profunda y sensible relación con Dios, aseguró haber recibido un mensaje del todopoderoso, haciéndole ver que la decisión de abortar a su hija era un error: “Estando yo en el departamento de París, el mismo donde después robaron a Kim, tenía mi ordenador abierto, todas mis ideas creativas, mi línea de calzado, la portada de mi próximo tema… Y la pantalla se puso en blanco y negro”, relató.

El extraño ‘mitin’ en Charleston fue emitido en directo por YouTube y por algunas cadenas de televisión locales. Otras de sus frases más llamativas fue: “La libertad no viene de una elección. La libertad viene de no cargar pornografía. La libertad viene de no tomar Percocet”. Percocet es la combinación de Oxycodone y Tylenol, dos medicamentos contra el dolor que pueden usarse como droga.

Uno de los momentos más polémicos de su discurso fue su opinión sobre la activista Harriet Tubman: “Realmente no liberó a los esclavos. Los hizo trabajar para otras personas blancas”, dijo. Todo el acto terminó produciendo una nueva riada de comentarios y memes en redes, ante el asombro y confusión que causan las ideas, en muchas ocasiones inconexas o aleatorias, de Kanye.