lunes, 8 marzo 2021 01:01

Ayuso busca mano de obra gratis contratando a rastreadores voluntarios

Después de la polémica por la propuesta de la cartilla covid-19, Ayuso vuelve a ser objeto de críticas, esta vez por la búsqueda de rastreadores voluntarios en la Comunidad de Madrid. El pasado martes, el rector de la Universidad Complutense hacía un llamamiento entre licenciados y diplomados de distintas áreas de las Ciencias de la Salud, Biología y Trabajo Social, para que se ofreciesen como personal voluntario para rastrear las cadenas de transmisión del virus. La cifra de contagios en la región se ha disparado en los últimos días, lo que ha motivado al Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso a intensificar investigación para identificar y acotar los diferentes focos de rebrotes en la Comunidad. Mientras por un lado se precariza un servicio tan importante en la contención del virus, por el otro, el Gobierno regional sigue adelante con el proyecto de construcción del hospital de Valdebebas que supondrá una inversión de 50 millones de euros. 

El mismo día, la Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid recibía 500 currículums desde distintas universidades de posibles candidatos voluntarios para formar parte del equipo de rastreadores covid-19 que actualmente cuenta ya con 400 personas, todas profesionales de la Consejería de Sanidad. Además, se están estudiando otras posibilidades de colaboración con profesiones de otras entidades externas.

TRABAJO GRATIS EN LA CCAA MÁS RICA DE ESPAÑA

Las voces en contra no se han hecho esperar, y la secretaria general de la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras en la Comunidad de Madrid, Isabel Galvín ha mostrado su disgusto ante esta decisión. ‘Madrid es la Comunidad más rica de España y además, ha recibido esa transferencia de fondos específicos’, afirmaba Galvín, calificando como grave el hecho de recurrir al voluntariado como si hubiese una necesidad real de ayuda humanitaria. ‘Es muy grave’, puntualizó, además de señalar que lo correcto sería firmar un convenio con las diferentes universidades para hacer contratos de trabajo como rastreadores a los alumnos titulados. 

También se ha pronunciado al respecto la Plataforma del Voluntariado de España (PVE), que recalca que el voluntariado no es mano de obra gratuita y que dejar en manos de voluntarios el trabajo de rastrear los contagios de coronavirus, va en contra del espíritu de la ley, donde se hace una diferenciación clara entre solidaridad y trabajo remunerado. El PVE  es un colectivo que reúne a 79 organizaciones entre las que se encuentran Aldeas Infantiles, Cruz Roja, Cáritas,  Save The Children, CEAR o la Asociación Española contra el Cáncer, entre muchas otras. 

Por su parte, la Coordinadora del Tercer Sector ha optado por iniciar diligencias alegando un uso no adecuado de la figura del voluntariado, ya que consideran que la Consejería de Sanidad está incumpliendo la Ley del Voluntariado de la Comunidad de Madrid, que es muy clara en su artículo 13: “el voluntario y las organizaciones de voluntariado no llevarán a cabo actividades que sean realizadas por el personal al servicio de las administraciones públicas”. Además, también se ha apuntado que el trabajo de los rastreadores requiere tener acceso a ficheros de datos protegidos y esto solamente se puede llevar a cabo mediante contratos laborales.