domingo, 16 mayo 2021 01:48

Mujeres de Madrid con grandes historias a sus espaldas

La historia, en muchas ocasiones, ha sido escrita por mujeres. En este caso, Madrid es una de esas ciudades en la que han nacido un sinfín de féminas que consiguieron hacer cosas realmente destacables. En ocasiones, sus historias han llegado hasta nuestros días. Otras veces, aún las siguen escribiendo como símbolo de su revolución.

En una ciudad que ahora es pionera en arte, derechos y oportunidades, hubo un tiempo en el que quienes no nacían siendo varón, lo tenían bastante complicado. Gracias a su lucha, hoy en día todos y todas podemos presumir de ser mucho más abiertos, tolerantes y, sobre todo, libres.

Pero, ¿quiénes son ellas? Descubre algunas mujeres de Madrid con grandes historias a sus espaldas.

Catalina de Aragón, entre las mujeres de Madrid más famosas

catalina aragon mujeres madrid

¿Cuántas mujeres podrían presumir de ser la causante de la aparición de una nueva religión? Catalina de Aragón podría hacerlo. La hija de los Reyes Católicos, se comprometió con el Príncipe de Gales siendo muy joven. Sin embargo, este no tardó en morir. A pesar de su juventud, no hizo como otras mujeres de la época y dejó pronto de llorar su pena para convertirse en la primera embajadora femenina que encontramos en la historia.

Contaba con un encanto personal muy llamativo, así como una gran destreza, lo que la llevó a ejercer una enorme influencia. Estas características, no tardaron en llamar la atención de su suegro, Enrique VIII. A raíz de ahí, el matrimonio no tardó en aparecer. Cuando su marido estaba combatiendo en Francia, fue ella quien ejerció de reina, consiguiendo el cariño y amor del pueblo. Sin embargo, Enrique era muy amante de las mujeres y, en ausencia de un descendiente varón, la apartó para tomar como esposa a la odiada Ana Bolena. Este hecho hizo que encerrara a su mujer en el Castillo de Kimbolton.

Debido a estos hechos, surgió una nueva religión. La razón fue que no consiguió la nulidad del matrimonio con Catalina, por lo que decidió romper cualquier lazo con Roma. De esta forma, se autonombró Papa de una nueva religión: la iglesia anglicana. Esta aún llega a nuestros días.