viernes, 27 mayo 2022 01:12

El Arzobispo de Toledo dice que el «tesoro» de Cáritas debe ser «de los que más sufren»

Con la celebración de la Santa Misa, presidida por el arzobispo de Toledo, don Francisco Cerro Chaves, se ha inaugurado y bendecido la Capilla del Sagrado Corazón de Jesús del Área de Familia de Cáritas Diocesana de Toledo. Don Francisco ha estado acompañado por el equipo directivo de Cáritas y los sacerdotes que colaboran en los proyectos del Área, como Proyecto Mater, Rompe tu Silencio, Vivienda, Familias de Emaús, Talleres Infantiles y Proyecto Lázaro.

Don Francisco ha manifestado que «hay fibras del corazón humano que sólo Dios puede tocar», de ahí que sea tan importante que Cáritas tenga una capilla para que todos se encuentren con el Señor, recordando que «el tesoro de la Iglesia y de Cáritas tienen que ser siempre los que sufren», según ha informado Cáritas en nota de prensa.

El secretario general de Cáritas Diocesana de Toledo, Javier García-Cabañas, ha comentado que «el acompañamiento espiritual es parte fundamental de estos proyectos de intervención social», y en este sentido ha apuntado que «tenemos claro que Cáritas, que es la Iglesia, no solo ofrece ayuda y acompañamiento sino que tenemos como misión dar a Jesús y mostrar su amor misericordioso».

Con esta sencilla celebración que ha tenido lugar este miércoles, en la que se ha bendecido la Capilla, Jesús Eucaristía se quedará en la sede del Área de Familia de Cáritas, para que, según ha indicado García-Cabañas, «Jesús que es el Rey sea quien presida esta sede», anunciando que todos los primeros viernes de cada mes, en devoción al Sagrado Corazón de Jesús, se celebrará la Eucaristía en la Capilla.

Desde Cáritas Diocesana de Toledo, tal y como ha comentado el secretario general, «queremos dar a Jesús, que es el que consuela, acoge, da ternura, perdona, devuelve la alegría cuando se ha perdido y restaura los corazones. Jesús está deseando encontrarse con lo más necesitados, con las mujeres víctimas de la violencia, del aborto, de la soledad, con los jóvenes que se encuentran hundidos y sin salida, debido a las drogas o cualquier otro tipo de adicción.

La Capilla ha sido realizada por los alumnos del Taller Prelaboral de Polimantenedor de Edificios de Cáritas, cuyo monitor es Alfonso Sacristán. Don Francisco Cerro ha felicitado a todos los que han trabajado en esta capilla, que ha definido como «una maravilla de acogida y de espiritualidad pero a la vez sencilla».