viernes, 23 abril 2021 16:13

Los Menas de La Casa de Campo dan la “razón” a Vox… con matices

Desde que en enero de 2019 el Gobierno de la ciudad, dirigido por Manuela Carmena, decidiera cambiar la dedicación del centro Richard Schirrmann para acoger un centro de menores no acompaños (MENAs), el barrio ha mostrado su preocupación por la conflictividad que ha mostrado parte de los internos. La Policía Nacional ha reiterado en numerosas ocasiones que las denuncias en los barrios de Batán y Casa Campo han aumentado desde enero de 2019, cuando llegaron los conflictivos MENAS de Casa de Campo.

Rocío Monasterio, portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, no ha dejado pasar la oportunidad de lanzar un “os lo dijimos” en su cuenta de Twitter.

El partido verde ya había lanzado el aviso de que el aumento del índice de conflictividad en esta zona se debía a la presencia de los MENAS de Casa Campo en dicho espacio. Desde Vox insisten en que son un foco de inseguridad tanto para los vecinos como para los turistas desde el mes de julio, cuando los vecinos comenzaron a protestar ante el aumento de robos con violencia utilizando el método del “mataleón”, (asfixiar a la víctima con los brazos desde atrás hasta que pierde el conocimiento y aprovechar para robarle lo que lleve encima).

Hoy la Policía Nacional, a través de uno de sus sindicatos, el SUP, ha cifrado este aumento de la violencia en un 600%. Policía que ha visto incrementada la dotación de personal a la zona para incrementar la “seguridad” amenazada, como explicaba el propio delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco. En su momento, Franco advertía de que las cifras de denuncias “son manipulables” ya que “una cosa es lo que se denuncia” ante la Policía y otra lo que se hace de “forma informal”.

LOS MENAS DE CASA CAMPO, UN GRUPO IDENTIFICADO

Desde hace más de un año, la Policia sigue la pista y las acciones de un grupo de 15 internos que se saben que son los responsables tanto de las denuncias por atentado contra la autoridad, el patrimonio y violencia en el propio centro, como por los asaltos que se producen en las zonas de Batán y Casa Campo.

Un único grupo de entre 15 y 20 menores que resultan especialmente conflictivos han llevado al gobierno local de José Luis Martínez Almeida a solicitar a la Comunidad de Madrid el traslado de los MENAs de Casa Campo a otros puntos, toda vez que la solicitud anterior de programas específicos para estos menores no ha sido atendida.

DISCREPANCIAS EN EL GOBIERNO DEL AYUNTAMIENTO DE MADRID

En este punto, el Gobierno de coalición de Madrid Capital no mantiene una única postura. Mientras que los concejales populares y el propio alcalde, José Luis Martínez-Almeida han solicitado directamente a Ayuso el traslado de los menores (de todos) a otras zonas.

En cambio, la vicealcaldesa, Begoña Villacís, ha expresado en numerosas ocasiones que el traslado de los MENAS de la Casa de Campo solo implica cambiar el problema de un barrio a otro. “Cambiarlos lo único que hace es cambiar el problema (…) Mover el problema nunca es la solución”, explicó Villacís en Antena 3.