miércoles, 4 agosto 2021 13:16

“Besar falos” y “penetración anal”: las claves para ser un neofeminista

el corte ingles

Una reciente entrevista al periodista, escritor y ex editor de PlayGround Antonio J. Rodríguez quiere recordar a las polémicas opiniones que ha expuesto a lo largo de la última década Beatriz Gimeno, la actual Directora del Instituto de la Mujer. El autor, en virtud de acabar con el machismo, anima a innovar la tradición sexual que rodea al hombre animándole a dejar de sentir “terror anal” y a entablar “una relación más relajada con el falo” ajeno.

Rodríguez publica a través de Anagramas ‘La nueva masculinidad de siempre. Capitalismo, deseo y falofobias’, un sesudo trabajo que invita a reflexionar, entre otras cosas, sobre el machismo analizando el sexo como una herramienta de transformación en este juego de roles entre hombres y mujeres. “Mientras los hombres no seamos capaces de besar otro falo, el machismo no desaparecerá”, se lee en el libro.

El autor justifica esta reflexión en que la pérdida del miedo en este sentido puede calmar el ‘estado de guerra permanente’ mental que se les inculca a los hombres en la educación, por el que el resto de hombres son enemigos.

La publicación, al tratar la heterosexualidad como un método de dominación, recuerda a las palabras de la directora del Instituto de la Mujer, que generaron gran debate cuando fue adquirió este puesto este año.

BEATRIZ GIMENO Y EL SEXO ANAL

Esta renovación sexual enmarcada en el desarrollo del movimiento feminista no deja indiferente a nadie, y recuerda a las palabras de Beatriz Gimeno, Directora del Instituto de la Mujer en España.

La que fuera responsable del área de Igualdad de Podemos en la Comunidad de Madrid ha emitido duras opiniones sobre el papel de la heterosexualidad en la historia de sumisión política e íntima de la mujer: “La heterosexualidad no es la manera natural de vivir la sexualidad, sino que es una herramienta política y social con una función muy concreta que las feministas denunciaron hace décadas: subordinar las mujeres a los hombres”, sostuvo en un artículo en 2003.

En referencia al libro ‘Por el culo. Políticas anales’, Gimeno escribió en un post en 2011: “El ano es una de las principales zonas erógenas para hombres y mujeres. Especialmente para hombres. Para que se produzca un verdadero cambio cultural tienen que cambiar también las prácticas sexuales hegemónicas y hetero normativas y que sin ese cambio, que afecta a lo simbólico y a la construcción de las subjetividades, no se producirá un verdadero cambio social que iguale a hombres y mujeres”.

REACCIONES

La corriente feminista que llama a replantearse cuestiones como esta suscitan todo tipo de críticas.