domingo, 1 agosto 2021 15:55

España ni se plantea seguir a Italia con la reducción de diputados

  • Italia ha reducido sus diputados considerablemente tras aprobarlo en un referéndum.
  • España es uno de los países que menos diputados por habitante tiene en Europa.
  • Los partidos no se plantean seguir el ejemplo de Italia.
  • Ningún partido tiene ahora sobre la mesa la posibilidad de reducir el número de diputados, tal y como ha aprobado esta semana Italia. El argumento principal es que Italia contaba de inicio con una cantidad muy superior de diputados. Pero los parlamentarios españoles seguirán siendo 350 independientemente de lo que hagan los países vecinos y del clamor popular. El referéndum italiano se ha saldado con un sí a reducir los políticos rotundo amparado por casi el 70% de los votos. En España esto no es un tema que esté ni siquiera encima de la mesa.

    Lo más curioso es que la propuesta en Italia no ha venido de partidos moderados, sino del Movimiento 5 Estrellas, el cual impuso a Giuseppe Conte que llevara adelante este referéndum si querían su apoyo para formar Gobierno. Italia pasará a tener 400 diputados y 200 senadores, que aún así siguen siendo muchos más que los que hay en España (con 350 parlamentarios y 265 senadores). La impactante realidad es que el país mediterráneo antes contaba con 630 y 315 diputados y senadores, respectivamente.

    Los habitantes de Italia rondan los 60,36 millones mientras que en España rozamos los 47 millones. Sobre el papel, Italia partía de un desmesurado número de parlamentarios y senadores si se comparaba con España, pero lo cierto es que esta idea ya ha pasado por la cabeza de más de un político español cuando no formaba parte del Congreso.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”309621″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    Hay argumentos a favor por los cuales se podrían plantear reducir el número de parlamentarios. Por ejemplo, el ahorro que tendría el erario público al no tener que pagar las copiosas nóminas de los diputados. Se calcula de forma aproximada que cada día de trabajo supone un gasto de alrededor de 110.000 euros en sueldos para diputados y senadores. 

    La medida de Italia ha venido motivada por la crisis del coronavirus, pero era un compromiso que Conte había adquirido previamente con el Movimiento 5 Estrellas. Y el primer ministro ha cumplido su palabra. Esta ejemplaridad que han buscado desde el Gobierno italiano con sus ciudadanos no ha contagiado a los españoles y ni el PSOE, ni el PP ni otras formaciones como Unidas Podemos contempla la posibilidad de perder parlamentarios por una medida que los más moderados consideran populista.

    Los argumentos son variados. Pero también los hay que respaldan la idea de que el Congreso y el Senado se mantenga tal y como está ahora mismo. Uno de los grandes problemas que traería reducir el número de diputados sería la proporcionalidad. Los partidos nacionalistas y algunas regiones verían como su voz y voto en las decisiones del país se verían sustancialmente reducidos, algo que traería problemas políticos a largo plazo, según argumentan desde los partidos convencionales.

    Además, dentro de esta desafección de la ciudadanía hacia los políticos, lo cierto y verdad es que España es de los países con menos parlamentarios por habitante. España tiene un diputado por cada 133.000 españoles, mientras que otros países como pueden ser Alemania o Francia tienen uno cada 116.000 habitantes. E Italia no se quedaba lejos de las cifras de estos países europeos.

    El problema que denuncian desde Vox no es el número de parlamentarios como tal, sino la cantidad de representantes políticos que viven del erario público que se ramifican a medida que se ahonda en comunidades autónomas o municipios. Es por eso que desde Vox, el partido que lidera Santiago Abascal, quieren meter mano a estos diputados y no a los nacionales.

    Aún así, el efecto Italia ha llegado a España y ya más de un político se ha visto obligado a responder sobre si estaría dispuesto como representante de su partido a que se redujera el número de representantes públicos, y más en plena crisis, pero lo cierto y verdad es que, pro el momento, no se plantean cambiar esto. Ni esto, ni otros asuntos que conciernen al número de asesores, directores generales o representantes públicos autonómicos.