viernes, 3 febrero 2023 07:58

Monasterio (Vox) asegura que le gustaría que el Rey emérito volviera a España

La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, ha asegurado este martes que le gustaría que el Rey Juan Carlos volviera a España porque «no está imputado ni acusado de nada» y cree que se ha hecho una campaña contra él por parte de medios de comunicación y algunos partidos.

El rey emérito ya fue captado en una imagen bajando de un avión en el aeropuerto de Abu Dabi (Emiratos) el pasado día 3, el mismo día que se anunció su marcha de España. Según se explicó entonces, dejaba España «ante la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados» de su vida privada y para facilitar a su hijo su labor como jefe del Estado.

A este respecto, en una entrevista con el ‘Canal 24h’, la líder de Vox en Madrid ha asegurado que le gustaría que volviera a España porque «no está imputado ni acusado por nada». «Se ha hecho una campaña de los medios de comunicación y de algunos partidos para trasladar una imagen como si hubiera estado imputado o algo. Parece que el Rey emérito no tiene derecho a defenderse ni a la presunción de inocencia. Yo creo en la Constitución y que todos los españoles tenemos que ser iguales», ha lanzado.

CALLES

Monasterio ha defendido este martes la decisión del Ayuntamiento de Madrid de eliminar del callejero los nombres de Francisco Largo Caballero, presidente del Gobierno de la República, e Indalecio Prieto, ministro socialista en la República, al ser «enemigos del a democracia».

«La Ley de Memoria Histórica nos molesta, porque lo que hace es abrir trincheras, pero si quieren defender esa ley la tenemos que aplicar con rigor y la debemos aplicar a todos los totalitarios como esos que no querían que votaran los obreros y eran contrarios a la democracia y enemigos de la libertad. No merecen tener unas calles y no merecen estar en nuestras calles», ha trasladado.

Así, ha asegurado que condena «todas las dictaduras», cree que no se puede «abrir España en dos y destrozar el trabajo de conciliación que hicieron anteriormente con la transición».