domingo, 7 marzo 2021 13:41

Mayoral (Podemos) censura la posición “antisistema” de Ayuso y suscribe la crítica de Garzón a la monarquía

El secretario de Sociedad Civil de Podemos y coportavoz de la Ejecutiva, Rafa Mayoral, ha censurado este miércoles la posición “antisistema” y de “sabotaje” de la Comunidad de Madrid respecto a las restricciones de movilidad fijadas en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), que ha encuadrado en un “ataque institucional”.

En declaraciones a RTVE, ha rechazado la postura expresada por el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, al señalar que “no es jurídicamente válido” el acuerdo alcanzado en el CISNS, que obligará al Gobierno autonómico de Madrid a aplicarlas y restringir las salidas y entradas a la ciudad de Madrid y otros nueve municipios madrileños que cumplen los criterios fijados.

“El debate jurídico no tiene sentido”, ha recalcado Mayoral, quien ha dicho no poder entender “esta posición tan antisistema” de la Comunidad de Madrid, que tiene una “actitud de sabotaje” que es “muy grave” en un momento en el que hay vidas en juego.

Así ha censurado los desencuentros entre el Gobierno y Madrid, que comenzaron apenas cuatro días después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acudiera a reunirse con Ayuso a la Puerta del Sol –sede del Ejecutivo regional–, y que ha provocado un enfrentamiento en cuanto a los criterios técnicos a aplicar para decretar la restricción de movilidad.

En este sentido, ha censurado que, tras reclamar insistentemente criterios homogéneos para todo el territorio nacional, la Comunidad de Madrid se haya desmarcado del acuerdo alcanzado en el Consejo Interterritorial de Salud y “vuelva a la confrontación institucional”.

De momento, el ministro de Sanidad ha anunciado que van a recurrir a una orden en el BOE, que obligará a las Comunidades a aplicar en sus territorios las medidas pactadas en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud y, en concreto, a Madrid, a confinar la capital.

ATAQUE INSTITUCIONAL

“Más que poner en cuestión al Gobierno, es un ataque institucional en una situación de pandemia”, ha lamentado el dirigente de Podemos, que ha defendido que, frente a esta postura, lo que hace falta son “contratos estables” para el personal sanitario en la región.

En esta línea, ha incidido en que nadie ha hablado de “intervención de competencias” y ha llamado al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso a recuperar la “sensatez”. “Creo en el derecho de autogobierno pero también en la protección de la salud pública”, ha argumentado.

También ha censurado la actitud de “sabotaje” de Ciudadanos, socio de gobierno del PP en la Comunidad de Madrid, al no cuestionar el alineamiento de Isabel Díaz Ayuso. Así, ha recordado que el vicepresidente del gobierno regional, Ignacio Aguado, “va de la mano del señor Garrido”, en referencia a Ángel Garrido, que fue consejero de Presidencia con un gobierno popular y posteriormente se integró en las filas de la formación naranja.

MAYORAL REFRENDA CRÍTICAS A LA MONARQUÍA

El secretario ha suscrito también este miércoles las críticas a la monarquía del vicepresidente Pablo Iglesias y el ministro Alberto Garzón y ha recordado que cuando una institución pública “no funciona bien, la sana crítica es legítima en democracia”, aunque a veces no guste.

Ha defendido así las palabras lanzadas por los líderes de Podemos y de Izquierda Unida a la falta de “neutralidad” institucional por parte del monarca después de que el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, desvelara que el Rey le había llamado para trasladarle que le hubiera gustado acudir a la entrega de despachos a nuevos jueces en Barcelona, una presencia que el Gobierno vetó.

En este sentido, ha recordado que “todas las instituciones del Estado están sometidas al escrutinio popular” y ha defendido que se pueda utilizar la libertad de expresión “para opinar acerca de la cuestiones que sean precisas”.

Una falta de libertad para hablar de la monarquía que existió durante mucho tiempo, ha enfatizado, “y que ha salido muy cara al Estado”. “Si muchas cosas que se dicen ahora se hubieran dicho hace unas decenas de años, nos hubiéramos ahorrado algunos espectáculos dantestos como el hecho de que nadie sabe donde está hoy el rey emérito”, ha enfatizado sobre Juan Carlos I.

“¿Es razonable en el siglo XXI que una institución sea ejercida por una persona irresponsable y además que no se someta a la soberanía popular cuando nuestra propia Constitución dice que los poderes del estado emanan del pueblo”, se ha preguntado.

En este sentido, ha cargado contra los “hechos cuestionables” que afectan al rey emérito, que abandonó España a primeros de agosto ante la investigación judicial sobre las supuestas donaciones que el ex jefe de Estado recibió de Arabia Saudí, para defender que “son las prácticas que está teniendo la jefatura del estado lo que está poniendo en cuestión la monarquía”.

UN REY CON CRITERIO POLÍTICO PROPIO

Igualmente, Mayoral se ha referido a la llamada que el Rey efectuó al presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, sobre su ausencia en el acto de entrega de despachos a los nuevos jueces en Barcelona.

Así, ha recordado que en una monarquía parlamentaria como la actual, el monarca necesita el refrendo del Gobierno para defender que si se filtró la llamada en contra del criterio del Ejecutivo eso significa, en su opinión, que el monarca tiene “criterio político propio y debe presentarse a las elecciones”.

En este sentido, ha cuestionado quién filtró el contenido de la llamada y ha defendido que si fue Lesmes quien la desveló, éste contó con el permiso de Casa Real. “Sin el consentimiento del rey, no la hubiera filtrado”, ha enfatizado.

Así, ha censurado a aquellos que se quieren “esconder” detrás de la figura del rey en un momento de “bloqueo institucional premeditado” por parte del PP en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), con el nombramiento de miembros del Tribunal Supremo por parte de un órgano que no se ha renovado y con la sentencia de inhabilitación de Quim Torra.

“Aquellos que se rompen la camisa diciendo que son monárquicos son los que más están poniendo en cuestión la monarquía”, ha subrayado Mayoral, quien ha subrayado que en una monarquía parlamentaria “hay quien se siente más monárquico y quien se siente”, como él, “más parlamentario”.