miércoles, 3 marzo 2021 21:19

Twitter prohíbe desearle la muerte a Donald Trump

Donald Trump y la primera dama de Estados Unidos dan positivo en coronavirus. Era obvio que la noticia iba a hacer explotar Twitter, más aun cuando el propio presidente utiliza la red social como canal institucional, dando a conocer esta información cargada de dinamita con un tuit. Bien sabido es que Trump no es del agrado de muchos; pareciera ser uno de los presidentes más impopulares que ha dado EEUU en los últimos años (aunque no lo será tanto cuando le votaron). Con todo ello, muchos aprovechan Twitter para recordarle al presidente momentos un tanto cuestionables como aquellos en los que minimizó la importancia de la pandemia. Otros, directamente, le desean lo peor.

Dadas las normas en la política de uso de Twitter, y tras un contacto con la red por parte del diario Vice, la plataforma de Jack Dorsey ha dejado claro que no está permitido desearle la muerte a nadie en un tuit. Tampoco a Trump. “El contenido que desea, espera o expresa un deseo de muerte, lesiones corporales graves o enfermedades mortales contra una persona va en contra de nuestras reglas”, explica la red del pájaro.

En concreto, el perfil oficial del equipo de Comunicaciones de Twitter, en respuesta a un tuit que se hacía eco de la prohibición de desearle el mal al presidente, aclaraba que los contenidos antes citados “contra *cualquiera* no están permitidos y tendrán que ser eliminados. Esto no implica la suspensión automática”, detallan, infiriendo así en que la norma debe cumplirse, en teoría, para cualquier persona, no solo para la más poderosa del mundo.

Vice preguntó a Twitter de qué manera piensan poner en práctica el cumplimiento de la norma, a lo que desde la red contestó que “no tomará medidas de cumplimiento en cada Tweet. Damos prioridad a la eliminación de contenido cuando tiene un llamado a la acción claro que podría causar daños en el mundo real”, explican.

TWITTER NO PENALIZA TODOS LOS TUITS ASÍ

Por ello, en realidad los tuits con riesgo de ser eliminados serían los que, de alguna manera, podrían materializarse en la realidad a través de un atentado o un ataque. La parte difícil es saber cómo logrará distinguir Twitter entre un perfil inofensivo y otro que pueda conspirar para asesinar al presidente.

Ante la comunicación de Twitter, muchos usuarios han respondido con quejas, asegurando que su norma contra la violencia verbal no se cumple para el común de los mortales, o que por toda la plataforma pululan amenazas a Barack Obama que no han sido eliminadas. Mientras, otros hacen reflexiones como la de @antikirsten: “Me encanta la idea de que desear la muerte a una persona sea más violento que negar atención médica a millones durante una pandemia”, crítica dirigida a la gestión de Trump de la crisis del coronavirus.