sábado, 6 marzo 2021 05:11

Cruz Roja centra sus esfuerzos en el empleo y la brecha digital

el corte ingles

Cruz Roja Española ha iniciado la segunda fase del Plan Cruz Roja RESPONDE, que ha permitido apoyar hasta la fecha a más de 2,5 millones de personas afectadas por el impacto del COVID-19. A partir de ahora, centrará sus esfuerzos en el empleo y la brecha digital para hacer frente al impacto social y económico de la pandemia.

La ONG lanzó este plan de actuación el pasado mes de marzo para atender a las personas más vulnerables ante la pandemia. Entre los 2,5 millones de personas que han recibido ayuda en la primera fase, un 65% fueron mujeres y más de 735.000 personas fueron atendidas desde el área de Inclusión Social, de las cuales un 75% no habían acudido antes a Cruz Roja para pedir ayuda.

“A partir de ahora, intensificaremos nuestra respuesta en ámbitos como el acceso al mercado laboral y el apoyo a menores en edad escolar con el fin de hacer frente a la brecha digital que afecta a la población más vulnerable, garantizando así el acceso a la educación, y también nos ocuparemos del impacto psicosocial que está dejando esta crisis”, ha explicado el presidente de Cruz Roja, Javier Senent.

Esta actuación la llevarán a cabo “sin olvidar la respuesta ante los rebrotes y cualquier otra situación de emergencia sanitaria”, según ha precisado Senent.

En cuanto al empleo, el objetivo es “reducir el impacto del COVID-19 y apoyar en materia de empleo también a las personas más vulnerables”, tal y como precisa la subdirectora del Plan de Empleo de Cruz Roja, Maika Sánchez.

Hasta el momento, más de 74.800 personas han sido atendidas desde el Plan de Empleo de Cruz Roja, con más de 4,6 millones de respuestas de información y orientación laboral, seguimiento telefónico y acompañamiento en el empleo.

A partir de ahora, el Plan de Empleo de Cruz Roja pone en su foco en “reducir la brecha digital de las personas, tanto para poder capacitarse en oficios emergentes como a la hora de buscar trabajo, donde prácticamente todos los procesos de selección y formación se realizan de forma digital.

Asimismo, la ONG advierte de que la brecha digital está impactando gravemente en el ámbito de la Educación, en el que Cruz Roja ha atendido a más de 477.000 personas con acciones formativas y educativas, y a más de 22.000 niños, niñas y jóvenes de familias en dificultad social que han recibido material educativo y tecnológico para poder continuar su formación durante el confinamiento y en la fase de desescalada.

Todo esto es posible gracias al trabajo de 59.000 personas voluntarias, el 60% mujeres, que han participado en Cruz Roja RESPONDE con una media de edad de 36 años. “La pandemia por COVID-19 ha supuesto para Cruz Roja ser parte de una enorme ola de solidaridad”, subrayan desde la organización.

La intervención de Cruz Roja Española frente al COVID-19 se integra en la respuesta global del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, presente en 192 países. Desde el inicio de la pandemia, el Movimiento ha reportado aproximadamente 627 millones de euros de gasto, de los que el 56% han sido dirigidos a gastos relacionados con la prioridad de Salud, mientras que el 37% han sido invertidos en hacer frente al impacto socioeconómico.