martes, 9 marzo 2021 07:43

Qué debes tomar (y no es agua) para frenar el exceso de picante

Resulta increíble como una verdura tan pequeña puede convertir una receta en algo tan picante como la guindilla. Y más cuando no deja de ser una variedad de pimiento. En América, de donde es originario, se conoce como chile, y está presente en su dieta desde hace más de 5.000 años. La capsaicina es la responsable de esa quemazón o dolor en la boca tan característica del picante, que frente a lo que muchos creen no se pasa con agua. De hecho, es todo lo contrario, el agua contribuye a que la sensación de “fuego” continúe y se acrecenté. Si necesitas frenar el exceso de picante, te recomendamos lo siguiente.

Zumo de limón

Como hemos dicho, la responsable del picante es la capsaicina. Esta es un aceite y, como tal, no se disuelve en el agua. La mejor manera de reducir la sensación de picor es con una bebida ácida, por ejemplo, con zumo de limón. Mejor si está muy fría. Esta recomendación es perfecta por ejemplo para las ensaladas o vinagretas. Si nos hemos pasado de picante, le podemos añadir zumo de limón, de piña o cualquier cítrico y lo compensamos. También, precisamente por su acidez, es muy conveniente el tomate, o el zumo de tomate.